Archivos para noviembre, 2011

¿Hacia una nueva UE?

Publicado: 27 noviembre 2011 en Uncategorized

Si me lo permiten, voy a resumirles y comentarles dos noticias que salen hoy en el diario El País, que considero de interés.

1. Hasta Alemania ha llegado la crisis de la deuda soberana, es decir, que se las ha visto y deseado para vender 6.000 millones de euros en el mercado secundario. Por eso le apremia resolver a su modo la crisis. En este contexto de acoso de los especuladores, se ha sabido que Alemania y Francia tienen negociaciones secretas para establecer un nuevo Pacto de Estabilidad.
En el fondo está la pretensión de Merkel de rediseñar la UE a su medida, a la medida de la Alemania neoliberal.
El estilo de pacto que pretenden Alemania y Francia es el del Acuerdo de Schengen en 1985. Es decir, que bilateralmente los Estados acuerdan reglas de estabilidad, pero descartando la forma consensuada y vinculante para todos los miembros de la UE que tiene el viejo Pacto de Estabilidad. Se realizaría mediante una reforma de este Pacto de Estabilidad del euro, y tendría la gran virtualidad o ventaja de ponerle alas al proceso de integración, ya que taparía la boca a los críticos que existen dentro de UE. ¿Qué consecuencia puede tener esta propuesta para la UE? La desintegración, o al menos el establecimiento de una Europa de dos o incluso tres velocidades: los que estén dentro del nuevo Pacto mediante su firma, los que sigan en el euro pero no en el nuevo Pacto de Estabilidad, y los que no estando en la UE no estén la zona euro.

¿Para cuándo piensan los “dueños de Europa” que esté lista esta reforma? Van con bulla, y quieren tenerla lista para enero o febrero de 2012. La reforma de los Tratados europeos son procesos lentos, y en consecuencia la opción de aplicar tratados bilaterales agilizaría las cosas ante la grave perspectiva que a corto y medio plazo se abre en la crisis. Piensan al menos sus autores.

La Comisión Europa, que se supone que es el gobierno de la UE, quedaría desautorizada y postergada en estas propuestas. Ya hace casi un mes se suscitó la polémica cuando se supo que podría haber un intento por parte de Alemania (y Francia de comparsa) de diseñar una Europa a dos velocidades. Ante la protesta de la Comisión Europa, Merkel reaccionó duramente diciendo que Alemania no pretende reducir la eurozona, sino que lo único que pretende es “estabilizar la eurozona” sin que falte ninguno de los actuales 17 miembros. Pero eso no lo puede asegurar la Merkel, pues no se sabe qué condiciones planteará la firma del nuevo Pacto de Estabilidad, y si determinados países estarán en condiciones de cumplirlos, por ejemplo Grecia. Es una forma suave de echar de la eurozona a un país…o a varios.

La Comisión Europea ya ha reaccionado a esta presunta propuesta de compartimentar a los países de la UE. Lo ha calificado de tentación que ha existido y que sigue existiendo. Y ha advertido que la experiencia viene demostrando que los conciliábulos al margen del Tratado y del método comunitario suelen ser opacos, poco democráticos y fracasan siempre pues se estrellan contra la regla de unanimidad.

Francia lo que no quiere es perder la calificación de triple A, que entre otras cosas sería una mala jugada electoral para las elecciones presidenciales que se avecinan. A Sarkozy le corre prisa, y el acuerdo entre unos pocos estados es un método más rápido que la reforma de los tratados. Por eso es por lo que se decanta por la propuesta alemana. Pues ya se sabe que la reforma de los tratados requiere de un lado la unanimidad previa en el Consejo Europea de Bruselas, y después la aprobación parlamentaria de cada uno de los Estados.

Según el País, Sarkozy se niega a ceder más soberanía a la Unión Europea, como todos sus predecesores. Y el acuerdo entre estados tipo Schengen evitaría someterse a posibles sanciones de los tribunales europeos, cosa que siempre ha molestado a Francia.

Cuando hablamos de Merkel es porque queremos personalizar en alguien una idea o iniciativa que es colectiva. Y es que todo esto ya se ha debatido en Alemania. Mientras que en España estábamos preocupados por quién sucede a quién en el potro de tortura en que se ha convertido hoy la presidencia de un gobierno de un Estado como España, que está en el ojo del huracán permanentemente. La Unión Demócrata Cristiana (CDU), el partido de la Merkel decidió en una moción que Europa permita la “salida voluntaria” del euro de los miembros que no puedan o no quieran cumplir los criterios de estabilidad. El caso es echar lastre.

Ultimamente Merkel se ha hinchado de repetir que la solución de la crisis “será política”. ¿Y eso que quería decir? Que hace falta una “mayor integración fiscal” y que hay que apostar seriamente por el endurecimiento de las sanciones contra los países incumplidores, para que respondan ante el Tribunal de Luxemburgo.

El diario Bild ha informado que se espera que Alemania y Francia presenten su propuesta de nuevo Pacto de Estabilidad en la próxima cumbre europea del 9 de diciembre. Ni el gobierno alemán ni nadie ha desmentido esta información.

A la integración fiscal y política que quiere Merkel se supeditaría la adopción de los eurobonos, pues según el jefe del Banco Central alemán (Bundesbank) Jens Weidmann, pues sólo en esta hipótesis se pueden evitar los riesgos inherentes a unos eurobonos que en definitiva es deuda conjunta comprada a países incumplidores con la garantía de todos los Estados, también los cumplidores.

La línea dura adoptada por Merkel se niega tanto a los eurobonos (garantía conjunta para los países) como a los euroavales (garantía conjunta para los bancos), y a que el BCE adopte un papel más parecido al del Banco de Inglaterra, al de Japón o a la Fed de EE.UU.de prestamista universal de último recurso. Después de hacer prosperar la propuesta del nuevo Pacto de Estabilidad, ¿se conformará la Merkel y dará el proceso por concluido o le quedan cartuchos en la recámara?

Weidmann se apunta a la esperanza mostrada por el Banco Santander y otros organismos, que consideran que la recesión no va a ser duradera, y que la situación de países como Austria, o ni siquiera de Italia es tan grave como para no ser optimistas.

Lo que no sé es si la lógica neoliberal de línea dura de Merkel se ha enterado es de que Alemania depende también de la UE, lo mismo que a la inversa. Me sugerían el otro día un seguidor del blog que ante estas actitudes si no sería conveniente una UE sin Alemania, si la que sobra es Alemania. Yo creo que no sobra nadie, pero es verdad que los mecanismos de toma de decisión política, económica y fiscal hay que agilizarlos.
Pero democráticamente. Ya está bien de que ni siquiera los Estados miembros que no sean Francia o Alemania se enteren de las cosas que al final van a acabar imponiéndose. Ya está bien que ni siquiera los burócratas de Bruselas o Comisión Europa tengan las riendas de la deriva de la UE. Ya está bien de que los ciudadanos europeos ni siquiera nos enteremos de sus contubernios y componendas. Esto es una vergüenza.
Hace falta otra UE, esta vez democrática, para variar.

2. Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO, lanzó ayer la propuesta de un “gran pacto” por el empleo. Se trataría de negociar lo que hace falta para crear empleo en nuestro país de 5 millones de parados y paradas, que no es otra cosa que “recursos, tiempo y esfuerzo” para generar un clima favorable a la creación de puestos de trabajo.
Toxo es consciente de que esta idea no es factible; si los otros agentes, la patronal y el gobierno no quieren, de pacto nada. Y sabe de sobra que no quieren. Que con Rajoy en el gobierno le CEOE y todos los institutos de análisis, tertulianos, etc, del Carajillo Party se han confabulado para hacer lo que Rajoy la “gran reforma laboral”, que consiste en la confluencia entre los días de indemnización por despido de los contratos indefinidos y los temporales en 12 días (contrato único, pero sin llamarlo así); y en priorizar el convenio de empresa sobre el de sector.

La respuesta de Rajoy a la oferta de Toxo, parecer haber llegado hoy con la enigmática frase que ha emitido hoy el presidente in pectore: “España no está para fiestas”. Con estos precedentes, el intento de abordar desde el ámbito del “diálogo y del consenso” las soluciones a los problemones que tiene el país, y el primero el empleo, no tiene ninguna posibilidad.

CC OO argumenta que los españoles exigen el acuerdo para que el método de búsqueda de soluciones sea entre todos, y no en el petit comité del gobierno bajo el mandato directo de la Merkel. Con más moral que el portero del Alcoyano, el sindicato ha enviado a todos los partidos, incluido el PP, sus propuestas de política fiscal y de sistema financiero, además de la negociación para un “gran pacto por el empleo”. Eso es lo que necesita el país, y sobre todo los jóvenes que están parados en un 48%.

PVP111127

Anuncios

La F.A.M.P. se rompe

Publicado: 26 noviembre 2011 en Uncategorized

La Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) ha entrado en una etapa de crisis. La asamblea que iba a elegir su nueva ejecutiva y presidencia, La VIII Asamblea General de la FAMP se ha suspendido definitivamente después de que el PP-A, IULV-CA y PA, hayan decidido no participar en la misma.
José Antonio Nieto, alcalde Córdoba, y Mª Ángeles Muñoz, actual vicepresidenta primera del la FAMP y alcaldesa de Marbella (Málaga), han justificado su decisión porque de seguir su curso la Asamblea “el municipalismo andaluz saldría perjudicado”. El PP-A ha propuesto por boca de Arenas un gobierno compartido con una presidencia de alguien del PP-A.
Diego Valderas, el coordinador andaluz de IU, por su parte, anunció por la mañana el voto a su propio candidato, pues las conversaciones para un gobierno compartido con presidencia rotatoria, habían fracasado, y las conversaciones con el PSOE tampoco, dado que al parecer cuatro de los alcaldes de IU LV-CA habían registrado en la FAMP una delegación de voto en favor del PP-A. El PSOE había llegado a un acuerdo con el PA para garantizar la continuidad de Toscano al rente de la FAMP, pero la suma de votos de ambos no llegaban a la mayoría.
Francisco Toscano, actual presidente de la FAMP y alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), ha manifestado que tiene la mayoría de la asamblea, y que por tanto se presenta de nuevo a su tercer mandato. Hasta ahora había sido un presidente de consenso, pero ahora la cosa no va a ser así.

En realidad no ha habido un acuerdo previo entre los partidos para situar una propuesta unitaria. Es la primera vez en su historia en que no hay ningún acuerdo previo entre los partidos políticos para la configuración de los órganos y sobre quien será presidente. Todo deriva de los resultados de las últimas elecciones municipales, en que ningún partido ha obtenido mayoría absoluta de alcaldías andaluzas, y por tanto el PSOE-A y el PP-A chocan frontalmente como dos gallitos de pelea. Lo que sí ha habido en la búsqueda por separado de ambos partidos mayoritarios para asegurarse la suma de los votos del resto de los partidos. Ambos se arrogan el derecho irrenunciable a presidirla, lo que ha hecho imposible el acuerdo institucional habitual.

El PP-A dice haber ganado las elecciones municipales, y si se observa el número de alcaldías obtenidas, no tiene razón. La derrota en las elecciones municipales de los socialistas es incuestionable. Pero la asamblea de la FAMP se compone de alcaldías y mancomunidades, cuyos votos también cuentan, y para que sea reelegido presidente para un tercer mandato, se han dado de alta bastantes mancomunidades y en consecuencia aducen que tienen la mayoría de votos en la asamblea. El PP ha fracasado en su recurso en la vía judicial contra la admisión del voto de las mancomunidades y en la suspensión cautelar de la VIII asamblea.

El argumento del PP-A es que él domina los grandes municipios y por tanto gobierna sobre la mayoría de la población además de presidir la mayoría de las diputaciones. Por eso, para él, la presidencia la considera irrenunciable. Javier Arenas, presidente regional del PP-A, se quejó: “Ellos han perdido, pero como son el PSOE, ganen o pierdan quieren seguir mandando”. Y ellos quieren empezar a mandar, lógico.
En el trasfondo de toda esta polémica están las próximas elecciones autonómicas. Ninguno de los partidos mayoritarios quiere presentarse ante ellas como perdedor: Si el PSOE-A cede la presidencia, es el perdedor absoluto, y preanuncia una mayoría del PP-A, que incluso con mayoría minoritaria estaría justificada por el precedente de la elección en la FAMP. Si por el contrario hay una confabulación de votos contra el PP-A para poner a Toscano como presidente, lo que se está preanunciando para las autonómicas, es que Arenas lleva razón cuando dice que necesita la mayoría absoluta para gobernar, pues se teme una coalición PSOE-IULVCA para desplazarle del gobierno que aún no ha ganado.

IU LV-CA está jugando con una independencia de criterio exquisita. Negocia como todo el mundo, pero mantiene incluso en su seno gente que está dispuesta a no seguir direcciones políticas colectivas y se decide a que sea el candidato o candidata del PP-A el que salga adelante. Incoherencias por cierto, que pueden minar la credibilidad de una fuerza política. Pero los alcaldes siguen siendo en algunos lugares reyes de taifas. En este caso no importa tanto, porque le da a IU LV-CA el halo de independencia que el PP-A pone en dudas para las autonómicas.

¿Y mientras los ciudadanos, qué? Al pario. La FAMP es una institución que no ha cuajado en la conciencia ciudadana. Es más bien una superestructura de representación por arriba, que reivindica dinero para los ayuntamientos como máxima aspiración.

Los ayuntamientos pasan por dificultades económicas grandes. A ellos también les afecta la crisis. En mayo de 2010 el Parlamento aprobó La Ley Reguladora de la Participación de las Entidades Locales en los Tributos de la Comunidad Autónoma, que fija la colaboración financiera con los municipios andaluces a través de la creación del Fondo de Participación de las Entidades Locales en los Tributos de la Comunidad. Dicho Fondo, como recoge la Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2012, lo mismo que lo hacía el del 2011. El proyecto era tener una asignación incondicionada de 420 millones (un 110% más que el año anterior), que se incrementará en 60 millones de euros cada año hasta llegar a una dotación de 600 millones de euros en 2014. Aparte de este mecanismo de financiación incondicional, está el Plan de Cooperación Municipal, que en realidad no es más que la relación de las partidas de las distintas consejerías destinadas a los ayuntamientos.
Y aunque la Junta de Andalucía prevé en su Presupuesto unos 1.087’7 millones de euros del Plan de Cooperación Municipal, lo cierto es que esto no es suficiente y es una reducción importante respecto a lo del ejercicio pasado. Es un recorte. Como otros muchos más.

PVP111126

Los votos siempre son prestados

Publicado: 21 noviembre 2011 en Uncategorized

He leído que Andalucía amanece de derechas, y que España se tiñe de azul. Las palabras de la prensa juegan siempre con la metáfora para transmitir una noticia que es verdad. Lo que es verdad es el contenido de la noticia, pero nunca el titular. Ojo al dato.
El dato es que el PP ha sacado 186 escaños, que el PSOE baja a 110, que CiU obtiene 16 escaños, IU sube a 11, que Amaiur logra 7 escaños, mientras que el PNV logra sólo 5, que UPyD consigue 5, ERC 3, BNG 2, CC 2, Compromis-Q 1, FAC 1 y Geroa Bai 1.
Las interpretaciones más ajustadas que pueden hacerse, sin caer en la poesía son, en efecto:
– Que el PP de Rajoy va a gobernar con mayoría absoluta, pues domina no sólo el Congreso y el Senado (136 senadores), sino también la mayoría de las comunidades autónomas, y las instituciones provinciales. Sólo han perdido en Euskadi, en Catalunya (aunque experimenta un fuerte avance y logra ser la tercera fuerza política) y en la provincia de Sevilla.

– Que el PSOE sufre la derrota más severa de toda su historia, pierde 59 diputados desde 2008 al 2011, y que la estrategia de aislar a Zapatero, sacar un candidato habilidoso, pero sin carisma, y rodearlo de Felipe González, ha sido un auténtico fracaso. Ha fracasado no una parte del PSOE, sino todo el PSOE como proyecto político, por sus contradicciones históricas y presentes, por la infidelidad de lo prometido y lo ejecutado desde el Gobierno, y por la desideologización a la que ha contribuido poderosamente. Todo apunta a que la tarea de reconstrucción de una fuerza socialdemócrata en España es peliaguda, y puede que sea para largo, no para corto plazo. Esto del PSOE no se arregla con un congreso ni ordinario ni extraordinario, pues hace falta mucha renovación en ideas, líderes y estilos, una catarsis a la griega.

– Que la batalla en Catalunya con la victoria de CiU, pasando a ser el PSC la segunda fuerza política, mientras antes en todas las elecciones generales salía como caballo ganador, y que el PP catalán se sitúa como tercera fuerza política, mientras IU-ICV suben de 1 a 3 diputados, que ERC repite 3 diputados, y seguirán en el grupo mixto.

– Que en Euskadi Amaiur le saca 2 cabezas (de diputados) al PNV, y por tanto ya no hay una sola fuerza nacionalista y de derechas en Euskadi, sino que a partir de ahora habrá que contar con una Amaiur que tiene grupo propio en el Congreso de los Diputados. Lo que normalizará el diálogo para la consecución de la paz definitiva en Euskadi.

– Que el gran subidón, aparte del del PP, es el de IU, que de 2 diputados sube a 11, recuperando el grupo parlamentario. Y lo que demuestran los votos en lo injusto de la ley electoral, pues IU con 1.679.000 votos ha obtenido 11 diputados, mientras que CiU con 1.013.000 votos consigue 16, y se situará por delante como tercer grupo parlamentario del Congreso de los Diputados, cuando la lógica y la justicia que fuerza IU la que ocupara ese puesto. No obstante, IU vuelve a su posición de tercera fuerza política del país, más que quintuplicando su número de escaños. No obstante la distribución territorial de los diputados es sintomática, como lo ha sido siempre, porque la presencia de escaños de IU se concentra en Madrid (3), Cataluña (3), Andalucía (2), Asturias (1), Valencia (1) y Aragón (1), es decir, 6 de las 17 comunidades autónomas. Es bueno que salga Gaspar como diputado en Asturias, pues es un valor de IU.

– Y es un dato extraordinariamente bueno que IU de Andalucía (IU LV-CA) haya conseguido dos diputados, pues recupera la voz directa que la izquierda andaluza necesita en el Congreso de los Diputados. Y sobre todo por las personalidades de ambos diputados, José Luis Centella, secretario general del PCE, y Alberto Garzón, uno de los portavoces del 15-M.

– UPyD tiene un subidón de votos hasta llegar a 1.100.000, pero se concentran todos los resultados en cuanto a diputados en Madrid (4), por encima de IU (3), y Valencia (1). No obstante no logra conseguir el porcentaje del 5% para conseguir grupo propio en el Congreso.

– El fracaso de Equo al obtener como único diputado el de Compromís demuestra que a pesar de los puñados de votos que obtenga diseminados a lo largo del Estado, una fuerza verde no engancha aquí en España, pues ya está bastante representada por IU, con la ventaja de que IU hace síntesis política entre las viejas y las nuevas identidades de las gentes de izquierda.

– Lo demás son anécdotas como la de que Cascos consigue meterse en el Congreso con 1 diputado. O que Geroa Bai consiga también un diputado. O que BNG y CC mantiene sus dos diputados, que llevarán las versiones de las reivindicaciones regionales que ellos sostienen.

– Es bueno que haya 13 fuerzas políticas representadas en el Congreso de los Diputados, pero lo malo es que es un clima de mayoría aplastante, no ya absoluta, con un PP crecido al que no le va eso de la modestia por mucho que se lo predique su líder, don Mariano, con la socarronería gallega. Pero la vallisoletana Sáenz de Santamaría, la castellano-manchega Cospedal, el valenciano González Pons, etc. no entienden de modestia o socarronería. Van a muerte. La mayoría va a ser absoluta, y absolutista, sin duda. Por tanto eso de que haya 13 fuerzas representadas, es un decir, el escenario o la maleza de fondo que necesita el PP para llegar adelante su proyecto.

¿El proyecto del PP? También es una metáfora. Pues lo que Rajoy va a llevar adelante es el proyecto de la Merkel para Europa, y el programa de ajustes pactado entre ambas a cambio de 100.000 millones de eruos. Eso es hablar con propiedad. Rajoy y su socarrona pose de independencia y patriotismo español, no le van a servir para revestir lo que va ser una entrega total al proyecto de la troika que manda en la Europa de la llamada “crisis”.

Otra metáfora dice que “entramos en una nueva fase política”, como si no estuviéramos ya metidos de bruces en ella, y de qué forma tan brutal. La nueva fase política se llama aprovechamiento de la crisis para llevar a cabo todo el proyecto neoliberal en el mundo. Y lo están consiguiendo. La excusa de la deuda soberana europea está sirviendo para desmantelar la Europa Social, y la gravedad de la crisis y el efecto de contagio global, sirve para meter en cintura a los emergentes y a los países de Asia, que ya están “entrando en razón”, a pesar de que hagan falta muchas guerras para ello (Irak, Afganistán, Libia, Siria, Irán…).

Lo mejor que han tenido las elecciones del 20-N es que han pasado, y por fin nos vamos a enterar de lo que quiere la derecha hacer con nosotros. Pero ojo con lo que se hace: esos 10 millones de votos mal contados que ha obtenido el PP no son suyos. Lo mismo que los subidones de las fuerzas que han subido (IU incluida). Los votos nunca son de los partidos que se presentan a las elecciones. Son de los electores. Y no me extrañaría que los mismos electores que hoy besan el suelo por donde pisa Rajoy, mañana estén intentando echarlo del poder por las cosas que va a tener que hacer en los próximos meses.

PVP111121

21-N, el día después

Publicado: 19 noviembre 2011 en Uncategorized

1. Para resumir la prensa económica de ayer 18/11/2011, no hay como darles algunos titulares, que no me resigno a no reseñar. Ahí van:
– El BCE salva in extremis a España, pues su prima de riesgo superó los 500 puntos en algunos momentos y acabó en 441. El Tesoro paga el precio más alto en 14 años (colocó 3.562 millones a 10 años con un rendimiento por encima del 7%). La compra de bonos por Draghi logró rebajar la tensión de los mercados, de momento.
– Fisuras fuertes en la relación entre Merkel y Sarkozy, por la negativa de Merkel a ampliar las competencias del BCE, por negarse a los eurobonos y a que se apliquen quitas bruscas a la deuda.
– Dinamarca en contra de la reforma del Tratado frente a las soluciones a la crisis de la deuda, como quiere la Merkel.
– Los bancos centrales compran oro al mayor ritmo registrado en 20 años. La demanda ha subido un 6%.
– La CEOE pide un contrato con sueldo inferior al salario mínimo interprofesional, porque dice que el SMI está impidiendo que el 48% de la juventud, los jóvenes parados, no consiguen contratarse si no es con salarios de 300, 400 ó 500 euros, y no esa cantidad exorbitada de 641’4 euros que supone el SMI. Qué desvergüenza. Seguro que lo consiguen… el día después del 20-N.
– Irlanda va a despedir a 14.500 funcionarios de aquí al 2015, de los 297.000 que ahora tiene.
– El Parlamento alemán ha tenido acceso al plan presupuestario irlandés antes que los ciudadanos y la prensa irlandesa. Alemania ya es la dueña de Europa, y ahora quiere una constitución a su medida. Ojo, que lo que no consiguió Hitler con sus cañones y la Luftwaffe lo va a conseguir la Merkel con la crisis de la deuda.
– La troika (UE, BCE, FMI) pide a Portugal que rebaje más los sueldos de sus trabajadores.
– EE.UU. se plantea dar más ayudas a los parados para reactivar la economía, justo lo contrario que quiere hacer aquí Rajoy, el 21-N, el día después.
– La Ley de Dependencia hace agua porque las CC.AA. deben 1.268 millones al sector sanitario.
Sin apenas comentarios, con estos titulares uno se hace la idea de cómo van las cosas. O sea, que el neoliberalismo va ganando todas las batallas, incluso la de hacer girar su estrategia en torno a la inteligente y perversa jugada de la Merkel de paralizar la entrada en juego del BCE para que la austeridad surta el efecto de endeudar aún más a los países periféricos e incluso a Francia, para ponernos a todos los países bajo los cascos de sus caballos germanos.

2. De Grauwe (profesor de la Universidad de Lovaina) se pregunta: ¿y si no necesitamos la austeridad? Cuando todos los países de la zona euro se ven obligados a la austeridad a la vez, se ponen en marcha fuerzas deflacionistas que rebajan la producción y los ingresos de los Estados de la zona euro. Los déficits presupuestarios no se reducen lo suficiente como para impedir el incremento de los coeficientes deuda-PIB, dado que el denominador (PIB) se reduce más rápido que el numerador (nivel de deuda). La austeridad entonces se vuelve contra quien la ejerce como un boomerang, que es lo que está pasando ahora mismo en la eurozona.

Hay que cambiar la estrategia. En época de recesión se deben suavizar y extender los períodos de ajuste durante un tiempo más largo, de forma que se puedan habilitar programas de recuperación de la economía real, del circuito productivo. Y en concreto hay que hacer dos cosas, dice De Grauwe: primero, declarar la entrada en recesión; segundo, convertir el BCE en prestamista de última instancia de los países solventes pero carentes de liquidez (Italia, España, Bélgica…). El BCE debería anunciar que pretende usar sus recursos ilimitados durante todo el tiempo que sea necesario, concretando objetivos claros, como por ejemplo que Italia no va a pasar de los 250 puntos básicos. Así lo hace la Fed en EE.UU. y el Banco de Inglaterra (BoE) en sus países, y están libres de los presiones de los mercados especuladores. Sólo una medida de choque de este tipo puede librarnos de la pesadilla de tener que incrementar nuestra deuda en intereses exorbitados para poder seguir pagando deudas atrasadas. Sólo así vamos a poder librarnos de las reformas que se nos van a exigir desde la troika. O al menos, se van a mediatizar.

3. Dicen los expertos más próximos al PP que la mayoría absoluta que va a conseguir este partido en las urnas mañana día 20-N, no servirá si no hay reformas el 21-N, el día después. ¿Exageran? Dicen que no hay tiempo ni para el traspaso de poderes, que suele tardar un mes. Las fechas protocolarias previstas son que el 13 de diciembre se constituyan las nuevas Cortes, que se elija al nuevo presidente de gobierno, y que el 23 de diciembre sea el primer consejo de ministros. Pero los economistas y periodistas del Carajillo Party tienen prisa. Para calmar a los mercados, Rajoy tiene que empezar a gobernar el 21-N, el día después. ¡Qué apreturas! “No hay tanto tiempo”, dicen estos pseudoexpertos. La mayoría absoluta traería calma momentánea, pero si no se aceleran los cambios o reformas, se volvería a las andadas.

Por ejemplo, José Ramón Pi pide medidas rápidas a Rajoy, como la subida del IVA, la rebaja de las cotizaciones sociales, la reforma laboral, el anuncio (no ya el hecho en sí, esto puede esperar algo más, observen el matiz) de la reforma del sector financiero para reducir la exposición a los activos tóxicos y que así empiece a fluir el crédito.

Por cierto que Larrechea en El Economista dice que “la deuda privada asusta”, y que cuando se pide que fluya el crédito se está la espalda al hecho de que uno de los principales problemas es precisamente el enorme crédito que se ha dado en este país en tiempos de las vacas gordas, y que ahora se ha convertido en una exorbitante deuda privada. Así, mientras en 1989 la deuda agregada era el 133% del PIB desglosado en 39% el Estado, 49% las empresas, 31% los hogares y el 14% los bancos, en 2011 la deuda agregada es el 363% del PIB desglosado en 71% el Estado, 134% las empresas, 82% los hogares y 76% los bancos o entidades financieras. Cifras que provocan sudores, desde luego. En consecuencia, para Larrechea el problema no es la falta de crédito, sino lo contrario.

Es una opinión a tener en cuenta, aunque sin crédito no va a funcionar la economía productiva ni se va a poder pagar las deudas atrasadas. Es el círculo vicioso, la pescadilla que se muerde la cola.

Frente a las opiniones de José Ramón Pin y otros expertos del PP, Emilio Ontiveros piensa que los mercados tienen escasa sensibilidad a los resultados electorales. Las últimas reacciones de los mercados tienen más que ver con la situación en general de la eurozona y la inacción del BCE, que con la posición interna de los partidos españoles y las perspectivas electorales. Lo mismo que los nuevos gobiernos tecnocráticos de Grecia e Italia no han hecho mucho por rebajar los tipos a los que tienen esos países que pagar su deuda, en España tampoco va a influir mucho el resultado electoral.

Quieren los expertos del PP que Rajoy anuncie en una semana su nuevo gobierno, en el que haya gente con perfil tecnocrático, sobre todo en las carteras económicas. Y en concreto Pin señala que un buen ministro de Economía sería Joaquín Almunia. ¡Qué cosas tan contradictorias, pues todo el mundo sabe que Almunia es del PSOE! Quizás por eso lo propone, para conseguir un efecto de gobierno de concentración y maniatar al PSOE en su acción de oposición.

Quieren que Rajoy se ponga a gobernar aunque sea por la vía de adoptar acuerdos con el gobierno en funciones de Zapatero, mientras se cumplen los plazos reglamentarios de la Ley Electoral y del Reglamento de las Cortes. Blanco y Salgado, en nombre del gobierno, ya han anunciado que el gobierno no tiene intención de adoptar medidas de emergencia hasta que no las adopte el nuevo gobierno salido de las urnas, salvo que fueran estrictamente necesarias.

El 21-N, el día después será un día de descanso electoral, y de declaraciones triunfalistas por parte de todos los partidos, como siempre, pues ya se sabe que todos habrán ganado las elecciones, aunque las hayan perdido, pues siempre se pueden presentar los datos electorales como una derrota menor de la prevista, o como una subida sensible del voto abstencionista, etc. Echar balones fuera.

El verdadero día después será a partir del 22-N. Ese día después será quizá el día en que Rajoy empiece a insinuar los principios reales de su acción de gobierno: “Sangre, sudor y lágrimas”, prometió Churchill a los ingleses cuando se metió en la II Guerra Mundial contra la invasión por Europa por parte de los nazis. (¿Por qué será que me salen tantos los nazis alemanes en este comentario? ¿Será el subconsciente, que me traiciona?). Rajoy va a ser menos dramático, pero no se va a cortar un pelo cuando diga la que nos espera con él. Ya lo viene diciendo:

– la Dependencia, se hará lo que se pueda,

– las prestaciones por desempleo tendrán menos beneficiarios (“muerte dulce” se llama en el mús esa jugada de dejar amortizar los gastos que suponen los que pierden el derecho a las prestaciones de desempleo, sin sustituirlas por ningún otro tipo de subsidio),

– la sanidad hay que centralizarla y semiprivatizarla en algunos segmentos,

– la enseñanza pública debe estancarse y que prospere la privada universitaria y no universitaria,

– sobran empleados públicos tanto en el Estado como sobre todo en las comunidades autónomas y en los ayuntamientos (coherente con las medidas de restricción del gasto en sanidad y educación, que son el 75% del gasto en las comunidades autónomas, y sobre todo en el capítulo, el gasto de personal),

– hay que recortar los gastos en la Seguridad Social, sin recortar las pensiones más pequeñas, pero sí congelar o recortar las más altas,

– la reforma laboral para introducir el contrato de 12 días de despido para todos será un hecho en el primer mes de gobierno,

– la negociación colectiva debe modificarse para privilegiar el convenio de empresa frente al convenio de sector, y así eliminar de golpe los convenios colectivos de la inmensa mayoría de las pymes

– hay de suprimir las “subvenciones” o programas de formación para el empleo o de orientación laboral que se encargan desde las comunidades autónomas a los sindicatos, y la de Formación Profesional del Estado a los sindicatos y empresarios.

– hay que revisar el matrimonio homosexual,

– hay que modificar la ley del aborto, etc.

– Total: hay que recortar en principio 20.000 millones de euros en 2012, si es que el déficit de finales del 2011 no se ha subido demasiado desde el compromiso del 6% para el 2011 por culpa de las desviaciones de las comunidades autónomas.

Esos ítems que se me han ocurrido a mí no son ocurrencias, sino deducciones de lo leído y oído a los portavoces del PP durante esos últimos meses, incluido el mismísimo Rajoy. Pero lo cierto es que todo esto puede quedarse muy pequeño comparado con el verdadero programa oculto del PP, pactado con la Merkel en la intimidad de Berlín. Lo iremos conociendo los días, semanas o meses después.

El día después, es día de movilización de los ciudadanos contra la que se nos viene encima. Porque, aunque digan que se van a mantener firmes hagamos lo que hagamos la oposición política, los críticos y disidentes, lo cierto es que el poder se resquebraja ante el uso de la fuerza contra los indignados y sindicatos que se movilizan con razones de peso.

El día después es el primero de la cuenta atrás del gobierno de Rajoy, que, como todos los que han practicado los ajustes más duros, han caído a los dos o tres años. Pues la austeridad no es la solución macroeconómica, pero sí es un remedio contra la pereza intelectual de los ciudadanos, y un motivo inmenso de cabreo para las víctimas de las políticas antisociales, que somos el 99% como dice los indignados del “Ocupa Wall Street” (OWS).

Esperemos que este gobierno no nos dure tanto.

PVP111118

1. Rajoy ya se va destapando cada vez más, como las strepers. Ahora sabemos que según el Presidente (del PP) el gasto en Atención a las personas Dependientes es insostenible, y que en este aspecto “se hará lo que se pueda”. ¿Lo que se pueda? Es un derecho que tienen las personas reconocido en la ley. O se modifica la ley, o lo que hay que hacer es reconocer o calificar de dependientes o no a los solicitantes, y pagar las correspondientes prestaciones. Punto. Ni más ni menos.
Rajoy está haciendo su particular pedagogía para cuando gobierne. Ha dicho que no va a tocar las pensiones, y que las va a revalorizar en función del IPC. Pero a todos los que he oído hablar del tema, Soraya Sáenz de Santamaría, e incluso el propio Rubalcaba, al comprometerse a revalorizar las pensiones según el IPC, no han mencionado siquiera que a eso les obliga la Ley General de la Seguridad Social, en su artículo 48.1. Y que lo que el gobierno de Zapatero hizo el año pasado de congelarlas fue una suspensión puntual de ese derecho, también garantizado a los pensionistas por ley.
Dice Rajoy que no va a tocar las pensiones, que eso es sagrado. Pero cuando Grecia, Irlanda y Portugal estaba en el umbral de la prima de riesgo de los 500 puntos básicos, como lo está ahora España, fueron obligadas por Bruselas y el FMI a aceptar rescates que han implicado recortes de las pensiones, y ¡qué recortes!:
– Grecia ha recortado un 20% las pensiones superiores a los 1.200 euros, y el 40% a los prejubilados de 55 años en adelante con pensiones de 1.000 euros.

– Irlanda ha recortado el 10% para los nuevos jubilados, y proporcionalmente a partir de los 12.000 euros por año a los antiguos.

– Portugal ha suprimido las dos pagas extras de funcionarios y pensionistas.

Italia ahora, en la misma situación que España aproximadamente, va a realizar una reforma de las pensiones, cuyos elementos aún desconocemos, pero que desde luego es evidente que van a retrasar la edad de jubilación, como hizo Zapatero ya en España a raíz del “cambiazo” de mayo del 2010. ¿Recortará también la cuantía de las pensiones? Es una posibilidad que veremos con el tiempo.

En España estamos en campaña electoral, y por eso el tema es tabú. A los pensionistas no se les va a tocar ni un pelo. Pero los datos pueden apuntar a otra realidad. De los gastos presupuestarios en políticas sociales, 315.000 millones de euros, un tercio se va en pensiones, unos 112.000 millones de euros. La revalorización del 3% del IPC va a significar para el presupuesto un gasto adicional de unos 3.000 millones de euros en números redondos. El resto de las partidas susceptibles de ser recortadas, según El País, son mucho más pequeñas: 43.000 millones en transferencias a las comunidades autónomas, 30.000 en prestaciones y subsidios por desempleo, 27.000 para pago de la deuda (imposible reducir esta partida sin incurrir en un impago que sería tanto como la declaración de suspensión de pagos, vamos la quiebra).

Rajoy también ha dicho que esa cantidad de las prestaciones por desempleo no es que se vaya a recortar, pero que sí bajará ella solita, porque habrá menos personas que reúnan los requisitos para ser beneficiarios de las mismas. ¡Pero qué cara dura! Claro, cuando los parados van agotando las prestaciones y los subsidios, y siguen sin encontrar trabajo, se quedan sin nada, y hay uno menos a pagar la prestación o el subsidio en el sistema público. Pero hay una víctima más del paro de larga duración del que ya son casi dos millones las víctimas. El Sr. Rajoy lo que está diciendo con eso es que va a dejar que se vaya muriendo la prestación por desempleo, y que no tiene voluntad política de ayudar a esas personas con ninguna ayuda.

Si a esos 17.000 millones de euros que en principio tiene que recortar Rajoy para cumplir con el compromiso de déficit del 4’4% en 2012 se les suman los 3.000 millones que va a tener que poner en la revalorización de las pensiones según el IPC, ya se elevan a 20.000 los millones de euros que va a tener que recortar el nuevo presidente del nuevo gobierno, o sea, don Mariano, a todas luces.

Pero supongamos que en vez de revalorizar las pensiones lo que hace Rajoy (dice el articulista de El País, insisto que no soy yo el que sugiere esto) es recortar sólo un 5%: se ahorrarían 5.500 millones, más del doble que el recorte del 5% de los salarios de los empleados públicos que ha llevado a cabo el gobierno de Zapatero en 2011, y que ha reportado un “ahorro” o robo (según se mire) de unos 2.400 millones de euros. Esos 5.500 millones serían un tercio de los 17.000 que tiene que recortar don Mariano. Fácil, ¿no? Pues eso se sugiere desde un periódico serio, no como recomendación a Rajoy, sino como previsión de por qué no hay que creer mucho a los políticos que en plena campaña electoral dicen que no van a tocar ni un pelo a los pensionistas.

Consecuencia: ni la Dependencia es sostenible, ni las palabras de los políticos en campaña son creíbles. Así que, ojo y a echarse a la calle, abuelos y abuelas de toda España, dispuestos a defender nuestras pensiones, que para eso somos ocho millones de pensionistas en España.

2. Todo esto nos vendrá dado por el acuerdo que Rajoy ha cerrado con la Merkel sobre los ajustes “necesarios” en España a cambio de 100.000 millones de euros del FEEF, del que no sabemos nada en concreto, pero que seguro toca también los gastos sociales además de la reforma laboral. Rajoy ha hecho la Jura de Santa Gadea de que no va a seguir los dictados de nadie salvo de los del pueblo español, pero él sabe que la situación financiera de España ya no está para más trotes. Que no va a haber rescate para España como no lo ha habido para Italia, pero en cuanto pase el 20-N, y sin que haya habido el procolotario cambio de gobierno que dura como mínimo un mes, Rajoy se va a tener que poner a gobernar según los dictados de la Merkel y posiblemente del FMI.

Los rescates han pasado a la historia, pues ahora simplemente se interviene a los países con problemas, y se les imponen los ajustes programados a cambio de la ayuda correspondiente. Cabe un problema: ¿quién va a comprar la deuda de Italia y de España? España tiene vencimientos para 2012 por valor de 350.000 millones, y unos 185.000 son de deuda pública. Además, cada día son más clamorosos los argumentos a favor de que la austeridad no es el remedio mágico, la pócima de Fierabrás. Hace falta destinar parte de los presupuestos a la incentivación de la economía productiva, para conseguir crear empleo y dinamizar los ingresos públicos y la economía en general.

Pero es que además Europa sigue necesitando acuerdos y soluciones que requieren meses para poder articularse. Incluso los acuerdos de la última cumbre del 23-26 de octubre han requerido m´s tiempo para madurar y concretarse, pues algunos de ellos se hayan quedado en la indefinición (por ejemplo, cómo se pasa de los 440.000 millones de que dispone el FEEF o fondo de rescates, al billón que pretendía extenderse por la vía de dar sólo el 20% de los préstamos, u otros mecanismos). Se ha quedado en el tintero, nadie sabe ni contesta en la eurozona, y los problemas de Italia y España son de hoy para mañana, pues ya estamos pagando rendimientos del 7% para deudas a largo plazo, y del 5’6 para deudas a corto o medio.

Rajoy va a tener que tragarse sus palabras de independentismo patrio, pues no sólo la UE con la Merkel a la cabeza va a estar vigilándole estrechamente, sino que el FMI va a intervenir también. ¿Por qué´? Pues porque esa inmediatez de las respuestas que necesita Europa no puede venir de quien sería lo normal en una economía integrada y consolidada de la zona euro, que es el BCE, sino que por culpa de unos estatutos que le impiden dar dinero directamente a los países miembros (y de la situación interna del gobierno de Alemania) va a tener a acudirse al artículo 23 de dichos estatutos del BCE, que dicen que “el BCE podrá llevar a cabo todo tipo de transacciones bancarias en relación con terceros países y organismos internacionales, incluyendo operaciones de préstamo”.

Es decir, que el BCE le prestará el dinero al FMI para que éste a su vez se lo preste a un tipo más suave que el de los mercados, a Italia, España y quien lo necesite. Es la solución más rápida, pero a su vez es la solución que más nos ata a la supervisión de los FMI, organismo odioso donde los haya. Sólo los países que se han separado de las ayudas del FMI han salido hacia adelante, y la prueba más clara son los que hoy calificamos de “emergentes”.

España con Rajoy va a caer de bruces en las garras del FMI.

PVP111118

Julio Anguita quiere salirse del euro

Publicado: 17 noviembre 2011 en Uncategorized

La crisis de la deuda soberana golpea ya a 12 de los 17 países de la zona euro. Además, de Alemania, sólo Luxemburgo, Holanda, Finlandia y Estonia tiene una prima de riesgo inferior a la que tenía España en mayo de 2010. El resto de los países han subido. ¿Cuál es la situación exacta a día de hoy, 17/11/2011?
– Luxemburgo y Estonia no tienen deuda.
– Holanda y Finlandia está en sus máximos históricos, en torno a los 80 puntos.
– Grecia (578 puntos de prima de riesgo), Irlanda (541) y Portugal (537), al borde la quiebra y rescatados, pero con los problemas del cumplimiento de las condiciones del rescate.
– España e Italia, con una posición de insostenibilidad. España ha llegado a 460 puntos básicos de prima de riesgo, mientras que el rendimiento de la venta de bonos o títulos es del 6’31%, mientras que el Tesoro acaba de colocar 2.600 millones a 12 meses del 5’2%, y 558 millones a 18 meses al 5’3%. Mientras, Italia ha llegado a 529 puntos básicos, el rendimiento al 7%. La diferencia a favor de España es que la deuda no llega al 70% del PIB, mientras que la italiana es del 120%.
– Bélgica ha superado por primera vez en su historia los 300 puntos.
– Eslovaquia está por encima de los 200.
– Austria ha pasado de 40 puntos a 185.
– Francia ha superado los 190 puntos básicos., y sus tipos están en el 3’7%. Es la nueva gran preocupación. El Consejo de Lisboa ha situado a Francia es el puesto 13º, entre España (el 12º) e Italia (el 14ª), después de cruzar datos de crecimiento, empleo, competitividad, consumo y sostenibilidad de la deuda. De lo que no cabe duda es que Francia está contaminada de la deuda soberana, que se ha extendido por casi todos los países de la zona euro.
El objetivo de los especuladores es el euro, y por eso no hacen caso ni a cambios de gobiernos, ni a tecnócratas ni a otros gestos que se lanzan desde la política. Han sembrado las dudas sobre las distintas deudas soberanas europeas, pues juegan a la baja del euro. Mientras, los datos del crecimiento de EE.UU. y Japón son positivos, pues USA crece un 0’6% y Japón crece un 1’5% en el tercer trimestre. La UE llega de media al 0’2%. Alemania llega al 0’5%; Gran Bretaña al 0’5%, Francia, al 0’4%, Holanda al 0’3 y Bélgica se estancia como España en el 0% pelado. La UE ha perdido dos billones de euros entre 2000 y 2007, que equivale al PIB de Francia, y que es el 11% de la deuda acumulada por la UE.
Durao Barroso ha hablado en el Parlamento Europeo calificando de sistémica a esta crisis, y exigiendo más integración en las políticas económicas de los países sobre todo de los 17 del euro. Van Rompuy también ha hablado y ha concretado más:
1. Ha negado que los cambios institucionales que se reclaman del BCE para ampliar sus facultades y dotarle del carácter de prestamista de último recurso sea un sustituto para responder a las crisis financieras inmediatas.
2. Ha anunciado que en noviembre entrarán en vigor nuevas medidas para mejorar la supervisión de los presupuestos nacionales, además de otras medidas adicionales que se decidirán en la próxima cumbre, con los objetivos de reforzar la convergencia económica europea, mejorar la disciplina fiscal y fortalecer la unión económica.
3. Se está estudiando una mutualización limitada de la deuda pública (una especie de eurobonos, pero sin el nombre y de forma limitada).
4. Se busca dar a una autoridad central la competencia de intervenir en los procedimientos presupuestarias nacionales (ceder soberanía para asegurar la unidad monetaria).
5. Se pretende ir más allá en la automatización de las sanciones, e incluso proponer nuevas sanciones, como la de suspensión el derecho de voto o la suspensión de los fondos estructurales u otros pagos a los países incumplidores.
Vemos, pues, que en Europa se están buscando fórmulas que no contraríen a la Merkel (es tabú lo del cambio de competencias del BCE, mientras el gobierno de la Merkel dependa de su socio liberal, pues ella misma ya está convencida de que el BCE debe tomar el protagonismo, y que ese es el único camino efectivo).

Julio Anguita ha dicho que hay que salirse del euro para resolver la crisis financiera española. No me extraña, aunque no lo comparto. Porque lo cierto es que hasta ahora los defensores del euro han argumentado siempre que gracias al euro hemos accedido al endeudamiento a precios más baratos que si no estuviéramos en el euro. Pero es que ahora ya no es así, pues la financiación española se ha encarecido a niveles de la época de la peseta. Sólo en 1997 se pagaba a unos precios como los que antes comentábamos que ha pagado ayer el Tesoro, un 5’3% por los títulos a 18 meses. Sólo hace un mes se pagaba el bono a 12 meses al 3’68% y el de 18 meses al 3’69%. Pero ahora la cosa ha cambiado drásticamente, y pagamos un 30% más de interés. Funcas dice que todavía es sostenible el nivel del 5%, que hay margen durante una temporada. Pero que pasada esa temporada (¿cuánto tiempo es una temporada?), la cosa puede ponerse muy cuesta arriba para sacarle dinero al mercado de la deuda. Gestha (la asociación de inspectores de Hacienda) ha calculado que el encarecimiento del precio del dinero nos va a costar 44 millones al año, por el elevadísimo rendimiento.

No es sólo la macroeconomía financiera la que demuestra la gravedad de nuestra situación económica. Tenemos otro mal síntoma en que los hogares han elevado el consumo, pero a costa de sus propios ahorros. “Los españoles nos estamos comiendo nuestros ahorros” dice El País muy gráficamente. Y hay más datos:

– El consumo final de los españoles ha vuelto a tasas positivas, con el 0’4% en el tercer trimestre de 2011 desde el -0’3% experimentado en el segundo trimestre. Pero la remuneración de los asalariados ha descendido del -0’5% al -1’2%, según el INE. Luego se ha incrementado la brecha entre el consumo (que sube) y las rentas (que bajan); total, que los hogares se están comiendo los escasos ahorros que tuvieran.

– El gasto de las administraciones públicas han bajado del -1’7% al -2’3%.

– La demanda interna ha bajado un -1’2% PIB, mientras que la demanda externa ha desacelerado su crecimiento pues ha bajado éste del 2’5% al 2%.

– La inversión de las empresas se ha incrementado un 2’4, e incluso la inversión en activos de la construcción ha atenuado su decrecimiento del 8’4 al 7’4%.

– La demanda exterior arroja un cambio, pues se desaceleran las exportaciones (la del bienes y servicios del 8’7 al 8’1), y repuntan las importaciones (las de bienes del 0’5 al 2’4%, mientras que las de servicios y compras caen un 5%).

Incluso aunque se accediera a la propuesta de Julio Anguita (salida del euro), con la peseta, España necesitaría asistencia internacional para salir de este feroz ataque de los mercados. Y con la peseta, más, pero sin el entusiasmo por echarnos una mano por parte de nuestros socios europeos, que ya no tendrían un interés común tan poderoso como es el euro. Sí podríamos devaluar la moneda, o provocar más inflación dándole a la manivela de imprimir pesetas por parte del Banco de España, pero los sacrificios y sufrimientos de los ciudadanos serían posiblemente aún mayores que los que nos esperan dentro del euro. Eso sí, serían más “soberanamente” provocados y asumibles (que no asumidos, pues eso nadie puede garantizarlo).

La solución a corto plazo debería pasar porque el BCE asumiera dos compromisos fundamentales, sin los cuales no va a ser posible resolver (y más a medio y largo) los problemas financieros:

a) Convertirse en prestamista de último recurso.

b) Rebajar más aún los tipos de interés (la Fed de EE.UU. los tiene del 0’25% al 0%; el BCE de Draghi los ha rebajado en noviembre al 1’25%, pero hace falta que vuelva a mover ficha hacia abajo de nuevo.

El BCE dice que no es posible porque podría provocarse un incremento de la inflación, y porque la política económica y fiscal corresponde a los países, no al BCE por Estatutos. Pero lo dice con la boca chica, pues sabe que sólo falta el permiso de Alemania para que el deseado cambio de los Estatutos del BCE se produzca. Tiene gracia que estemos pagando deuda tan cara más países cada día por culpa de la correlación de fuerzas interna del gobierno coaligado de la Merkel. Tiene guasa.

Mientras, otros apuntan a que si el BCE no puede apoyar económicamente a obtener liquidez, es decir, a un rescate sin rescate de Italia y España, hay otras instancias como el FMI y los países emergentes. Yo personalmente no me fío del FMI, pues ya sabemos cuáles son las condiciones que exigen de ajustes fiscales y reformas estructurales que imponen. Lo mismo que la UE gobernada por la derecha, pero con fuerza redoblada. De los países emergentes, no parece que tengan mucha voluntad en la labor de echar una mano, si no es con contrapartidas esta vez más políticas que otra cosa. Ahí está EE.UU. dispuesta a no asumir un incremento de poder en el seno de las instituciones internacionales por parte de los países emergentes. Por eso, la salida de apoyo económico a países europeos por parte de los emergentes (China, Rusia, Brasil) está más que complicada.

España ha entrado en un terreno desconocido, con una prima de riesgo de más de 450 puntos. Se desconoce cómo en concreto se van a producir los hechos, pero no qué consecuencias puede tener esta peligrosa situación:

1) La deuda pública como valor de garantía para empresas y bancos, que a su vez acuden a los mercados de deuda exhibiendo que está avalados con deuda soberana de nuestro país; esto puede ser una rémora más que una garantía o aval, como ya se han quejado Telefónica y alguna que otra empresa.

2) Los costes de financiación van a ser mayores (teniendo en cuenta que en 2012 España tiene que pagar 135.000 millones de deuda que ya cumple su vencimiento, y otros 215.000 de deuda privada).

3) Los sobrecostes de financiación se van a trasladar al sector privado.

4) Se van a recortar más los créditos a las empresas y a los hogares.

No es fácil la salida a esta situación. Desde luego las que propone la derecha de mayores recortes y de reformas como la laboral, la laminación de la negociación colectiva y el poder sindical, la privatización parcial o total de la sanidad, la congelación de la Ley de la Dependencia, etc. no son la solución, pues no se trata de recortar gastos, sino de incrementar ingresos, y para eso hacen faltan otras políticas fiscales que le metan manera al fraude fiscal de verdad y a la acumulación de riqueza de los ricos y los banqueros. Lo sensato es compatibilizar el pago de la deuda con las inversiones en desarrollo económico y creación de empleo.

En realidad, lo que se hace desde la derecha es aprovechar la situación crítica para imponer su ideología. Saben perfectamente que algunos puntos del PIB habría que dedicarlos no a pagar deuda, sino a crear riqueza y empleo, para salir del círculo vicioso en que estamos metidos. Pero el tiempo juega en contra de una salida razonable, pues cada día se empeora la situación.

Y por parte de la izquierda, hace falta no proponer huidas hacia adelante. Claro, si salimos del euro, muerto el perro se acabó la rabia. Pues no, no es así. Desgraciadamente, si las cosas fueran así de fáciles, todos podríamos felicitarnos por recuperar nuestra querida peseta. Pero la nostalgia no es buena consejera, y el pasado, pasado está. La rabia del perro es una enfermedad contagiosa, que podría convertirse en una epidemia de magnitud considerable.

Ya lo dijo San Ignacio de Loyola: en tiempo de desolación, no hacer mudanza. O al menos hacerla después de haber madurado y explorado todas las posibilidades. Si al final tenemos que salir del euro, que no sea porque nosotros no hemos dado alternativas razonables y factibles.

PVP111117

Mientras Unicrédit (uno de los 29 sistémicos, el mayor banco italiano) registra unas pérdidas de 10.640 millones de euros por la depreciación de sus activos, el rendimiento del bono español supera el 6% y la prima de riesgo está en 455 puntos. Es decir, que España no se libra de la crisis ni a tiros, por más que nos hayamos adelantado como alumnos aplicados a los deberes que nos iba a imponer el maestro de la eurozona, y desde el gobierno se insiste en que va a cumplir el compromiso del 6% de límite del déficit en 2011, aunque las comunidades autónomas afeen el dato y lo desvíen hacia arriba porque no pueden hacer todo el esfuerzo de recortar de golpe.
De nada han servido los cambios de gobierno impuestos por la fuerza desde los burócratas de Bruselas. Los cambios de los gobiernos democráticamente elegidos por gobiernos tecnocráticos demuestran que lo que nos espera no es sólo un cambio de recorte de tal o cual institución del Estado del Bienestar, que ya es de por sí doloroso si nos recortan la sanidad pública, o la enseñanza, o la prestación por desempleo, etc., sino que el cambio de modelo consiste en un recorte de las libertades democráticas, del Estado de Derecho, como teoriza Mariano Maresca.
Pero es que además de esto, el cambio a gobiernos de tecnócratas, se la trae al fresco a los mercados, que han seguido elevando la prima de riesgo no sólo de Italia que ha llegado a más de 500, sino de España 455, de Bélgica 286 y de Francia 164. Como si la política y los gestos amables de querer contener la deuda que están imponiendo desde Bruselas, no fuera con ellos. O sea, que además de antidemocrático, el cambio es que es simplemente inútil.
Mientras tanto hemos conocido que Rajoy ha negociado con Merkel un plan de ajustes (den España, claro, no en Alemania) a cambio de 100.000 millones de euros. En efecto, según El Economista, ambos líderes de derechas se han entrevistado al menos en dos ocasiones y han llegado al acuerdo de poner dinero encima de la mesa por parte del FEEF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera) a cambio de un programa de ajustes cuyo contenido se ignora. Lo que sí se sabe es el destino de los 100.000 millones, que sería en unos 50.000 millones para sanear los balances de las entidades financieras con el fin de que se desatasque el créditoy empiece a fluir la savia del sistema productivo (ójala fuera eso cierto), y otros 50.000 millones serían para tapar las deudas de las comunidades autónomas.
Aunque no se sabe exactamente el contenido del ajuste, sí se sabe que Rajoy en nombre de España (sin ser todavía presidente, qué osadía) se ha comprometido a recortar unos 30.000 millones el presupuesto público para el 2012, y que la reforma laboral es otro de los compromisos.
Las fuentes afirman que no se trata de un rescate, ni supone una intervención ni tácita ni expresa por parte de la UE o del FMI, sino que es simplemente un préstamo por parte de ese FEEF independiente que ha constituido la UE para echarle una mano a los países que lo necesitan. Y España sí lo necesita, pues en 2012 vencen préstamos por valor de 350.000 millones, sobre todo de la banca, además de una parte de la deuda soberana española. De hecho, el fin de semana pasado, Merkel, en el Congreso de su partido CDU, afirmaba que si fracasa el euro fracasa la Unión Europea, que los problemas de España son también problemas de Alemania, y que siempre que haya disciplina, habrá ayuda. Más claro, el agua.
Rajoy se ha pasado veinte pueblos. Aquí ya no se respetan ni las formas. ¿Quién es ese señor para comprometerse con una presidenta de un país extranjero a determinadas cosas que nos afectan a todos los españoles de forma tan dolorosamente restrictiva y negativa? ¿No es este el jefe del partido más patriotero de España, que se les llena la boca de “España”? Los sacrificios no los vamos a decidir nosotros, los españolitos ni de a pie ni de a caballo; nos los van a imponer, y Rajoy no va a ir con la voz de los españoles a Europa, sino que va a ser el recadero de la Merkel en España. “Sí, bwana” es lo que toca.
El FEEF ya había decidido entregar 26.161 millones a la banca española de los 106.000 que tiene dispuestos para la reestructuración y refinanciación bancaria, que es uno de los compromisos de la cumbre de la eurozona y del Consejo de la UE últimos. Pero ahora van ya por los 50.000 millones pactados por Rajoy con la Merkel. Ojo: es un préstamo, que luego vamos a pagar todos los españoles, pues el préstamo es al Estado español.
La banca ya sabe que Rajoy va a echarles una mano con dinero público para librarse de esos activos tóxicos que tienen, sobre todo ligados a los activos inmobiliarios que no saben cómo despegarse de ellos, por más que los hayan puesto a la venta compitiendo con el sector inmobiliario, que está que trina. La banca se está preparando para cuando Rajoy presidente anuncie que va a constituir un banco malo, como ya hemos anunciado en este blog. La prueba más clara es que tanto el NGB (Nova Galicia Banca) como el BBVA han establecido en su seno sendos dispositivos para segregar esos activos tóxicos, en preparación del banco malo. Por parte del NGB ha creado UGAS (Unidad de Gestión de Activos Singulares) para concentrar los activos tóxicos, entre los que sólo los inmobiliarios valen 11.500 millones de euros. Y el BBVA ha creado una división interna (BBBVA Real Estate) que acumula 30.000 millones de activos inmobiliarios.
O sea, que Rajoy está dispuesto a incrementar nuestra deuda con tal de que los activos inmobiliarios y tóxicos de los bancos los paguemos todos, y no quienes han sido los culpables del desaguisado. Y todo porque así se cree que los bancos van a abrir el grifo del crédito. La misma ingenuidad que la del actual presidente, el denostado Zapatero.
Respecto de los otros 50.000 millones para las comunidades autónomas, ¿a qué se refiere? ¿cómo se van a repartir? Sólo el ayuntamiento de Madrid debe más de 7.000 millones de euros, y la Cospedal dice que pasa su deuda de 16.000 millones.
De esa pacto lo que más nos preocupa es el cambio de modelo de las relaciones laborales y del bienestar que han pactado Rajoy y Merkel. Hay que esperarse lo peor. La gente no se está enterando ni en campaña electoral, pero en estas elecciones nos estamos jugando no sólo la sanidad pública, la educación pública, los servicios sociales de calidad, sino la democracia, el Estado de Derecho. Desde Bruselas quieren unos equipos de gobierno maleables y tecnocráticos, capaces de trazar una raya con el tiralíneas de la economía ortodoxa, y encomendar a la policía que el que se pasa de esa raya, palo y tente tieso. Es lo que están haciendo en Grecia, en Portugal, en EE.UU. con los movimientos de indignados y los sindicatos.
Qué desorientados andan los que mandan en Europa. Si los mercados no han hecho caso de los cambios de gobierno será por algo, ¿no? Warren Buffett dice que Europa ha descubierto que tiene un problema, y es que el BCE no puede imprimir dinero, como hace el Fed de EE.UU. cuando lo requiere la política monetaria de ese país. Larry Fink (de BlackRock) dice que los problemas mayores de la eurozona no son Italia o España, sino los países que tienen la triple AAA que no son Alemania, esto es, Francia, Austria, Holanda, Luxemburgo y Finlandia. Pese a ellos, al final se obligará a actuar al BCE con eficacia, pues no queda otro remedio. Lo mismo piensa Luis Garicano (del London School of Economics): la solución es que Draghi anuncia que no va permitir que la prima de riesgo de España vaya a subir de 200 puntos básicos, y que va a comprar toda la deuda necesaria para ello. Sólo así los mercados se calmarían.
Pero no están la Merkel y los de la triple AAA dispuestos a dar más alas al BCE. Por eso los problemas se acumulan, y todo lo que hace para resolver el problema de la crisis no es sino ganar tiempo; el tiempo es lo que hace falta para reestructurar nuestras economías financieras. Pero así no se gana tiempo, sino que se desperdicia el tiempo, pues los mercados pasan, y mientras los ajustes dejan a los países de la periferia sin capacidad de maniobra para reactivar la economía productiva, que es la única forma de remontar la situación a medio y largo plazo.
Rajoy y Merkel. Me recuerdan lo que dice la Biblia: si un ciego guía a otro ciego, ambos caen en el hoyo. Pues eso.
PVP111116