Archivos para diciembre, 2011

La derecha es la patraña

Publicado: 31 diciembre 2011 en Uncategorized

Mi abuelo decía a mi madre de pequeñita que la derecha es “la patraña, hija, la patraña”. De esto hace tiempo. Ambos ya han muerto, y hasta hoy no he sabido muy bien qué era eso de “la patraña”. Bueno, sí he mirado en google el significado de “patraña” y por eso me he enterado de que es “la mentira, la noticia inventada o la farsa”. Pero saberlo lo que se dice saberlo, hoy mismo me he enterado de por qué mi abuelo decía que la derecha es la patraña.
¿Se acuerdan Vds. de lo que Rajoy decía respecto de subir impuestos? Pues que su intención era no subir impuestos, porque no lo era lo más razonable, ya que eso perjudicaría a los pequeños empresarios y autónomos, a las empresas que están pasando por dificultades. ¿Y Montoro, anterior responsable económico del PP en la oposición y actual responsable de los impuestos en la cartera de Hacienda? Pues que subir los impuestos trae menos crecimiento y más paro. ¿Y Aznar, ex presidente del gobierno, jefe del órgano pensante del PP, la FAES, presidente de honor del PP y alcalde consorte de Madrid? Pues que subir impuestos trae el paro y la recesión. ¿Y la número dos del PP, actual presidenta de Castilla la Mancha, María Dolores de Cospedal? Que nunca nunca en España se ha salido de una crisis subiendo impuestos.
A juzgar por el rango tan elevado de esas personalidades del PP y por el énfasis que ponían en la oposición para afirmar lo malo que es subir impuestos, parecía que se lo creían de verdad. Por esa credibilidad y unanimidad que transmitían a la hora de afirmar que no iban a subir impuestos, se metieron en el bolsillo a más de diez millones de españoles, y ganaron las elecciones por goleada. Y ya desde el nuevo consejo de ministros, cuando por primera vez han tenido la ocasión de llevar a cabo sus políticas, han hecho lo contrario de lo que decían: subir los impuestos.
Quieren recaudar 6.200 millones de euros, sobre todo de las clases medias, y para ello van a subir el IRPF (del 0’75 al 7% según tramos), y el IBI, o sea, a todos los ciudadanos por igual. Pero la igualdad entre desiguales en rentas, es injusticia y desigualdad. O sea, que perjudicarán más a los que menos tienen. Son impuestos directos (IRPF) e indirectos (IBI, pues el índice se elevará dependiendo de lo céntricas que sean las calles donde se ubiquen los inmuebles gravados, y el número de metros cuadrados). Pero el resultado es que se van a perjudicar a los que menos rentas tienen, y sobre todo a las mermadas clases medias. Dos tercios de la subida recaerá en los trabajadores (4.000 millones de euros).
El PP no ha cumplido su palabra, ha mentido, lo que decía era una farsa, una patraña.
¿Objetivo? Cumplir con el recorte del déficit público en 2012, que se ha fijado por Merkel y los banqueros y oligarcas en el 4’4% del PIB. ¿Recuerdan cuántos millones de euros dijeron Rajoy y Luis de Guindos, ministro de economía, que iba a recortar en 2012? 16.500 exactamente, dependiendo de las cuentas de Hacienda que les entregara el anterior gobierno. Pero ahora, después de revisar esas cuentas, serán 36.000 millones los que quieren recortar en 2012, pues al acabar 2011 en vez de elevarse el déficit público al 6%, al parecer Salgado ha dejado un déficit del 8%. ¡Qué tijeretazo nos preparan! Los 4.000 millones de no disponibilidad del presupuesto prorrogado para el primer trimestre de 2012 se elevan ahora a 8.900 millones de euros. Por eso han declarado que “este es sólo el principio del principio”. Como referencia, fijémonos en que Monti en Italia ha recortado 30.000 millones. En España, con menor prima de riesgo, menor acoso de “los mercados”, va a recortar más. De nuevo la patraña, el engaño, la mentira.
¿Quién nos dice que es verdad eso del 8% de déficit? ¿Por qué tenemos que creerles? ¿No será este crecido índice de déficit público la justificación adecuada y engañosa para recortar con la general resignación de los ciudadanos? ¿Por qué tenemos que creer a este gobierno más que al anterior? Subidas de impuestos y profundos recortes. Ese el medio para conseguir el objetivo fijado. Poco importa que se hunda más el consumo, que se paralice más la economía real, las inversiones de los empresarios y la capacidad adquisitiva de los salarios de funcionarios, pensionistas y de la inmensa mayoría de los ciudadanos. Poco importa que, paralizado como está el crédito como motor de la economía privada, las inversiones del sector público también se mermen en 36.000 millones. Lo que importa es cumplir el objetivo que impone el dogma de su ideología neoliberal.
Los recortes con que de momento se conforma este gobierno son impresionantes: congela, como ya estaba previsto, el salario de los funcionarios durante 2012 y la oferta de empleo público. Pero además aumentan el número de horas de la jornada laboral a 37’5. ¿Se acuerdan de lo que decía Esteban González Pons, portavoz del PP, sobre la congelación del salario de los funcionarios que realizó el gobierno de Zapatero? “Si yo fuera funcionario, estoy estaría de huelga”. Puede que esta vez le hagan caso al confirmado como portavoz del PP, González Pons. La mentira es su arte, la patraña o farsa su especialización.
Dijeron que iban a revalorizar las pensiones, y lo que han aprobado en el consejo de ministros es elevar un 1% las pensiones, cuando el IPC será un 3%, por lo que se pierde parte de la diferencia entre ambas cifras. Pero además, ese escuálido 1% será absorbido por la subida de impuestos. Luego no hay mejora o revalorización alguna de las pensiones. Otra mentira, más patraña.
Han congelado el desarrollo de la Ley de Dependencia durante el año 2012. Esta moratoria decretada por el gobierno de Rajoy va a dejar a unos 150.000 dependientes leves con ayudas durante 2012. No es la única prestación social recortada, pero es una de las que demuestran la escasísima sensibilidad social de este gobierno mentiroso de derec ha, que durante la campaña electoral se hartó de comprometerse a no hacer recortes sociales. Mentirosos.
En lo que no han mentido ni engañado es en la congelación del salario mínimo en los 641’4 euros actuales. Pero ocultaron que también iban a congelar los permisos de paternidad, ya que su prevista extensión a un mes se aplaza hasta el 1 de enero de 2013. Ni que iban a congelar el IPREM, que es el valor referencia para el cálculo de becas, subsidio de desempleo y otras prestaciones sociales.
Nadie podía esperar otra cosa del PP respecto al tratamiento a los partidos y sindicatos que no fuera recortar esos cauces de la participación democrática establecidos por la Constitución Española. La demagogia de desprestigio de estas instituciones u organizaciones que, más allá de sus innegables fallos, sostienen la carcasa de la democracia formal en nuestro país, ha servido para justificar la medida adoptada por el consejo de ministros de recortar en un 20% las subvenciones a los partidos y los sindicatos. Esta medida pretende eliminar obstáculos críticos a la labor impopular del gobierno, y minar un poco más el pluralismo político y social de nuestra sociedad, pues no es lo mismo recortar el presupuesto a los partidos mayoritarios (que siempre tienen margen) que a los partidos minoritarios, que subsisten como pueden y nunca tienen ayudas de los empresarios y de los ricos. Y no digamos de las ayudas a los sindicatos. Estos son de las pocas organizaciones de masas que mantienen una ideología obrera y de izquierdas, aunque luego la práctica sea la que puedan en cada momento. Pero para el gobierno liberal-conservador de derechas que ha montado Rajoy cualquier elemento crítico es un obstáculo a extinguir.
En lo que también ha engañado la señora Cospedal en su oposición frontal a que en cualquier pueblo de la comunidad castellano-manchega se pudiese instalar el cementerio nuclear que planeó el anterior gobierno. Finalmente se ha adjudicado el pueblecito de esa comunidad llamado Villar de Cañas (Cuenca) para que se construya ese monumento al antiecologismo. La justificación es que van a crear unos mil empleos, 500 directos y otros tantos indirectos, con los 750 millones que se van a invertir en él.
Además han decidido no renovar las ayudas de 210 euros al mes por alquiler de la vivienda habitual de los jóvenes menores de 30 años con un cierto nivel de rentas bajo. La vigencia de esta ayuda tenía de vigencia hasta el 31 de diciembre, y se esperaba a ver qué iba a hacer el gobierno del PP con ella. Pues prescindir de ella, dejando a estos jóvenes sin una ayuda crucial para su subsistencia. En esto tampoco hay engaño. Y el que se haya engañado respecto del carácter antisocial del gobierno del PP es porque ha querido.
O porque no ha tenido un abuelo como el mío.

PVP111231

Anuncios

Rajoy el congelador

Publicado: 30 diciembre 2011 en Uncategorized

Ya lo dijo el ministro de economía Luis de Guindos el otro día que en el próximo consejo de ministros no se iban a decir las traumáticas medidas que el gobierno piensa adoptar en los PGE de 2012, pero sí iba a dar “señales” que iluminaran el camino y despejaran dudas en “los mercados”. Por eso ayer mismo la ministra de Trabajo les comunicó a los sindicatos CC OO y UGT por escrito que mañana viernes el consejo de ministros piensa congelar el SMI en 641’4 euros (con 14 pagas). Es la primera vez que se congela el SMI desde que se creó en 1980. Así que los 134.000 trabajadores receptores (que no beneficiarios, pues en este caso no se les puede llamar “beneficiados” a los que cobran esa miseria) tendrán que conformarse con la misma miseria que cobraron durante 2011 y perderán de poder adquisitivo los tres puntos que subirá la inflación de 2011.

La importancia del dato estriba en que el SMI sirve como referencia para fijar los niveles salariales en los convenios a negociar o revisar en el futuro. Antes también servía como baremo para ser o no beneficiarios de determinadas prestaciones sociales. Pero en 2004 el gobierno se sacó de la manga otro indicador que sustituyó al SMI para esa baremación, el IPREM.

El gobierno pretende así dar comienzo a su política de austeridad: no se trata de fijar y rebajar el salario máximo que deberían tener y no tienen los ejecutivos y directivos de la banca y los grandes negocios, sino de congelar los salarios más miserables, recortando las posibilidades de supervivencia de esas familias. Llega la noticia justo en el momento en que conocemos que durante los diez años de vigencia del euro los precios de la cesta de la compra se han triplicado. En estas condiciones, el gobierno venía subiendo unos escasos puntos para actualizar el SMI, pero ahora Rajoy lo congela y condena a los hogares con menores recursos a retirar algunos productos de su cesta de la compra.

Los sindicatos y los partidos de la oposición ya han protestado, pero se topan con una mayoría absoluta que hará su santa voluntad, empezando hoy mismo en el consejo de ministros. Esta congelación viene a interrumpir un proceso de convergencia social con los países más desarrollados de la UE, que tienen un SMI mucho más alto, y que se inició con el compromiso del anterior presidente del gobierno, Zapatero, de acabar la legislatura con un SMI de 800 euros. No sólo estamos muy lejos de esa cifra, sino que ahora se congela el SMI por primera vez en la historia.

Durante los años 2004 y 2009 los sucesivos gobiernos de Zapatero habían pactado con los sindicatos mejorar el SMI, y cumplieron, pues subieron un 35% su cuantía. Pero con la crisis, Zapatero frenó el crecimiento del SMI y del cumplimiento de su compromiso: subió un 1,49% en 2010 y un 1,27% en 2011, por debajo de la inflación que fue un 3% en 2010 y un 2,9% hasta noviembre en 2011.

Los sindicatos se sienten engañados por el nuevo gobierno de Rajoy, pues habían aceptado entrar en el embudo de una negociación con la patronal para hacer esa otra reforma laboral que quiere la derecha en el poder, y ahora se ven con la política de hechos consumados por parte del gobierno, que les impone ni más ni menos que el tope de la referencia salarial de la negociación colectiva. De nada les va a servir a los sindicatos recordarle al gobierno que, según la Carta Social Europea, el SMI debe alcanzar el 60% del salario medio neto de cada país, lo que equivale a decir para el caso de España el SMI debería estar ahora en 1.026,40 euros al mes, un 40% más que los actuales 641’4. De nada les va a servir a los sindicatos recordarle que la fecha tope para negociar un acuerdo sobre la reforma laboral y la negociación colectiva es el 7 de enero, y la ha puesto el mismísimo Rajoy. El presidente incluye con esta decisión unilateral del gobierno su propio compromiso de dar un margen (estrecho, pero margen) a los sindicatos y la patronal para llegar a un acuerdo.

Por cierto que sí puede haber resultados parciales en lo que se refiere a varios de los asuntos negociados entre sindicatos y patronal:

– están de acuerdo en llevar al lunes tres festivos, a saber, 15 de agosto (la Virgen de agosto), 1 de noviembre (Todos los Santos) y 6 de Diciembre (Constitución Española).

– el resto de los temas susceptibles de acuerdo son: mediación y arbitraje, mutuas, absentismo y formación.

– pero el principal escollo está en la madre de todas las reformas laborales: los aspectos relacionados con la contratación, los salarios y la negociación colectiva; aquí los acuerdos entre patronal y sindicatos son tan inviables, y en estos aspectos bien podría entrar a saco el gobierno de Rajoy a decidir unilateralmente, lo que daría al traste con la imagen de negociador que pretende no quebrar a la primera de cambio.

Debemos deducir del gesto impositivo y hostil de la congelación del SMI que el continuismo que podemos esperar del nuevo gobierno respecto del anterior, se refiere a las políticas negativas para la gente de abajo, pero no respecto de las políticas o medidas que favorezcan a los trabajadores y a los segmentos más débiles de la sociedad.

Los sindicatos CC.OO. y UGT han enviado una carta a la ministra de Empleo y Seguridad, Fátima Báñez, en la que aseguran que el SMI ha ido perdiendo peso sobre el salario medio desde 2007, cuando alcanzó su mayor peso relativo, 41,5%, hasta caer al 41% en 2010 y 2011. Por eso piden al gobierno que habilite las medidas oportunas para que el SMI recupere el poder de compra perdido estos dos últimos años y mantenga su capacidad adquisitiva en 2012.

Por parte del PSOE, el ex ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha declarado que la medida de congelación es regresiva e injusta. Recordó que el SMI español es el tercero por la cola de la UE y el último de la zona euro. Y valoró que existe margen para que, dentro de la moderación, se pueda seguir elevando.
Carme Chacón alertó a los andaluces (en un claro gesto preelectoral, pues se acercan las elecciones andaluzas) del carácter poco social del PP.

Por su parte IU ha calificado la medida de “casi una declaración de guerra” del PP a los trabajadores, pues son precisamente estos los que más soportan el peso de la crisis, y lo que se espera del gobierno es justo lo contrario de la congelación salarial, esto es, que mantenga y aumente el ritmo de mejora del SMI, y que establezca medidas para la necesaria protección de los desempleados y desempleadas.

¿Qué otras medidas adoptará hoy el consejo de ministros? ¿Mantendrá la congelación del salario de los funcionarios, aprovechando que se trata de prorrogar las cifras de los presupuestos prorrogados? El Gobierno ha convocado una reunión de la Mesa de la Función Pública a los 10 de la mañana de hoy mismo, donde se sientan los sindicatos que en función de la ley ostentan la representación de la función pública CSIF, CC OO y UGT, junto con el gobierno que es su patronal. En ella lo más probable es que les planteen la congelación de los salarios, además de la reducción a cero de la tasa de reposición del personal, o congelación de la oferta de empleo público, que afectará a todos excepto a las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado y los servicios básicos.

El carácter antisocial del gobierno de la derechona en España encima a asomar la patita por debajo de la puerta del consejo de ministros. Y aún no han dado más que “señales”.

PVP111230

La paguilla del rey

Publicado: 29 diciembre 2011 en Uncategorized

Por fin, ya era hora. Después de muchas presiones por parte de los republicanos en general y de IU en particular, la actual situación de sospechas de corrupción en que está envuelta la casa real ha obligado al rey a dar cuentas de lo que gana, de sus gastos, y de su procedencia. Juan Carlos ha rendido cuentas ayer, miércoles, y es la primera vez en su reinado de más de tres decenios que realiza ese ejercicio de transparencia. No es extraño, sino extemporáneo. Tendría que haber sido antes, mucho antes.

Pero es ahora, cuando la investigación judicial sobre los negocios sucios del yerno Urdangarín empieza a estar suficientemente madura como para imputar al marido de la infanta Cristina, y cuando ya se sabe que el Rey conoció en 2006 los turbios manejos de don Iñaki, y no los denunció, sino que presuntamente recomendó a don Iñaki que pusiera tierra de por medio.

Al parecer los PGE (Presupuestos Generales del Estado) han destinado a la Casa Real algo menos de 8,5 millones de euros en 2011. El rey Juan Carlos I percibe del presupuesto 292.752 euros anuales, en concepto de dotación y gastos de representación, y el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, percibe 146.375 euros anuales, casi la mitad que su papá. No es una mala paguilla la que disfruta el rey. Justo ahora que el gobierno de Rajoy ha decidido congelar el salario mínimo en 641’4 euros, y que ha descartado legislar el miniempleo o contrato de 400 euros al mes, pues sabe que ya está en vigor para muchos jóvenes que eso es lo que ganan al mes en muchos empleos clandestinos que no son perseguidos por la Inspección de Trabajo por falta de recursos materiales y humanos, es un buen momento para hacer comparaciones. Unos tanto y otros tan poco. Además, como el cargo es vitalicio, no requiere el rey pensar en la jubilación pública o en un fondo de pensiones para el día de mañana.

Hacienda aplica a la cantidad que percibe Juan Carlos una retención del 40%, y al príncipe un 37%. Para Sofía, Leticia, y las Infantas Elena y Cristina los PGE no determinan cantidad alguna, pero le dejan al rey la posibilidad de destinar sobre la cantidad total, un pellizco para los “gastos de representación” de las cuatro damas. no reciben una asignación fija, sino que reciben una cantidad en función de gastos de representación que puede variar cada año y que decide el Rey. En el presente año 2011, el rey Juan Carlos ha decidido darles para sus gastillos un máximo de 375.000 euros a repartir entre las cuatro. En total, la familia real percibe el 9’6% del total de la partida de la casa real.
¿En qué se gastan los millones restantes? Más de 4 millones es para el gasto de personal, un 47’89%, para los 18 funcionarios y altos cargos que asisten al monarca y trabajan en la casa real; y casi otro tanto para gastos corrientes, actos oficiales, etc. Pero en dicha cantidad no están los costes de la seguridad, el parque móvil y los viajes oficiales, que corren a cuenta de los distintos ministerios, según el objeto de la visita.
Los datos ofrecidos por el rey no entran en más detalles, así no sabemos si los trajes se nos hacen a medida o los compra en El Corte Inglés, si se los paga él mismo sin guardar las facturas como Camps. Tampoco entran en la relación los gastillos de mantenimiento de los edificios palaciegos, ni si en el ministerio de Defensa se destina alguna partida para el que es el jefe de los tres ejércitos, esto es, su majestad el rey. Tampoco sabemos si entran los gastos de la peluquería de la reina, pues se necesita un especialista bien pagado para mantener durante toda su vida el mismo peinado real.

Mención especial requiere el dato del recorte sufrido por la casa real durante el ejercicio 2011, pues mientras a los altos cargos el recorte supuso un 10 y hasta un 15%, a la casa real sólo se le redujo un 5’2% su dotación, después de la congelación en 2010. La paguilla del rey se ha recortado menos que la de los altos cargos, el presidente, los ministros, los diputados, etc. Parece que, como el rey no es elegido por el pueblo para el cargo, tiene menos rango que esos otros altos cargos. Al menos a la hora de los recortes.

Detrás de la transparencia practicada por la familia real está el escándalo de los problemas judiciales que atraviesa la Casa Real en general e Iñaki Urdangarín en particular. Y digo que la casa real (por no decir el rey directamente) porque como es público y notorio, ya en 2006 el rey conoció la conducta empresarial “no ejemplar” o presuntamente delictiva de su yerno, y no dijo ni pío, ni lo denunció ante la justicia. Así que después de 32 años de ocultamiento de las cuentas reales, por fin se ofrecen estos datos parciales y poco explícitos.

Es un paso adelante, pero insuficiente y forzado por las circunstancias. Las otras monarquías europeas (Inglaterra, Bélgica, Noruega, Dinamarca, Holanda y Suecia) hace tiempo que rinden cuentas y son controladas en sus gastos. En realidad esas circunstancias bien podrían ser interpretadas como una profunda crisis de la institución monárquica en España. Dicho de otro modo: si España fuera un república y el que fuera titular de la Jefatura del Estado hubiera ocultado durante al menos cinco años que su yerno estaba utilizando el nombre y prestigio de dicha institución para malversar fondos, hacer tráfico de influencias, falsificar documentos públicos y otros delitos de este tipo, seguro que ello habría provocado la dimisión del tal Jefe del Estado. Algo parecido le pasó al anterior jefe del estado alemán, y ahora le está pasando al actual. Pero aquí por contra, en la monarquía española, ha habido hasta ahora una total opacidad en la opinión pública respecto a cualquier cosa que afectara al “buen nombre” del rey y su familia.

La calidad de nuestra democracia sigue estando en precario. Ni el alejamiento de Iñaki Urdangarin de los actos protocolarios ordenado por el rey Juan Carlos, ni el discurso de Navidad donde el rey enfatizaba sobre la necesidad de que la justicia fuera igual para todos (aunque después se arrepintiera y desmintiera que se refería a Urdagarín en particular), ni el actual supuesto ejercicio de transparencia respecto de las cuentas de la casa real, le otorgan a nuestra democracia la calidad que debe tener. Sólo una república puede otorgar al pueblo español la democracia representativa concreta.

Pues no estamos hablando de la democracia real y efectiva, sino meramente de la democracia representativa. Pero ni de esa disfrutamos en España. Esto se parece cada vez más a un régimen feudal, donde un rey se lucra de determinados privilegios a cambio de permitir obtener sus pingües beneficios a los señores feudales, los oligarcas económicos y políticos del momento.

PVP111229

Los estudiados silencios de Rajoy

Publicado: 28 diciembre 2011 en Uncategorized

Mariano Rajoy y su gobierno están empezando a preparar las primeras medidas que adoptará de cara a cumplimentar su objetivo número uno, dos y tres, que es la reducción del déficit público. Guindos ya lo ha dicho: “La economía, idiota, la economía. La competitividad se dará por añadidura”. En realidad el nuevo ministro de economía no cree en la competitividad, pues si no, no estaría tan centrado en reducir la deuda pública sin más, sin dedicarle ni un mínimo esfuerzo intelectual en relanzar la economía. O sea, que tampoco cree en la economía más que como una ideología, que en realidad eso es lo qu es.

El viernes aprobará el consejo de ministros un decreto ley para ajustar el gasto en una cuarta parte de lo que va a suponer el recorte del presupuesto total para 2012. Si Rajoy ha previsto recortar 16.500 millones de euros, es lógico que en el primer trimestre quiera recortar 4.000 de ese total. El objetivo es reducir hasta el 4’4% el déficit al final del 2012. Esa no disponibilidad de 4.000 millones es el aperitivo, pues las medidas económicas importantes vendrán con el proyecto de presupuestos generales del estado para 2012. No obstante el PP sigue sospechando que el gobierno socialista no hacía bien los números, y que el déficit se dispare incluso por encima del 7%, lo que equivaldría a tener que subir el ajuste por encima de los 16.500 millones. De hecho Funcas ha prevé que los recortes que Rajoy tendrá que hacer para 2012 superarán los 35.000 millones, quizá hasta los 40.000. Teniendo en cuenta que el ajuste de Italia ha sido 30.000 millones, se entiende que el garrotazo a los trabajadores españoles va a ser de campeonato.

No obstante, de Guindos ha anunciado que las medidas del viernes serán “señales”, y no precisamente de humo, para dar confianza a “los mercados”, se supone. Por ejemplo, se pretende aprobar la revalorización de las pensiones, pero veremos si es que son todas las pensiones las que suben según el IPC, o sólo las más bajas. Pero se dice que el gobierno también estudia gravar en el IRPF las indemnizaciones por despido. Y es casi seguro que mantendrá la congelación del salario de los funcionarios. Lo tiene a huevo, pues como hay prórroga de los PGE, el gobierno se escudará en eso, como ya ha insinuado Soraya Sáenz de Santamaría. Curiosa forma de cumplir el compromiso de Rajoy de equilibrar los sacrificios de los de arriba y los de abajo, empezando por imponer sacrificios sólo a los de abajo.

¿En qué van a consistir las medidas de los PGE? Rajoy guarda las medidas en su presidencial pecho. No ha aclarado cómo se va a hacer tan magno ajuste como se espera de él (“los mercados” lo esperan frotándose las manos, y los españolitos de a pie semirresignados. Porque es curioso lo que hace una idea repetida mil veces: al final uno va y se la cree; se nos ha repetido que la cosa está muy mal y que hace falta un ajuste, que “todos” tenemos que apretarnos el cinturón, y nos lo hemos creído a pies juntillas, es algo que hoy todo el mundo asume sin siquiera esperar a cómo le vaya a afectar a él. Más bien cada uno piensa que a él no le va a tocar, o le va a tocar poquito.

Rajoy no ha aclarado cómo se va a cifrar el ajuste de los 4.000 millones a aprobar el viernes y menos el ajuste final para obtener el déficit del 4’4%, ni ha especificado si se dará un balance global o si se detallarán las partidas recortadas, ministerio a ministerio. Hasta la fecha, la única cifra es la ya repetida de los 4.000 millones. Rajoy calla como un muerto, y no soltará prenda hasta que pasen las elecciones andaluzas (marzo de 2012), salvo esas “señales” que anuncia de Guindos.

Son los famosos y archiestudiados silencios de Rajoy. Pero ¿a quién engañan los silencios que son voces clamorosas? Al poner a cero la tasa de reposición de los empleados públicos (lo que equivale a que funcionario que se jubile no será sustituido por otro), los servicios públicos ya sufrirán un deterioro considerable, y es la medida estatal complementaria a la que han hecho algunas comunidades autónomas del PP al no renovar los contratos a los interinos, y de ayuntamientos que rescinden el contrato a centenares de empleados públicos.

Pero no quedará ahí el retoque al capítulo I de los PGE. Hay otro modo sutil de hacer una purga de empleados públicos por parte de Rajoy, de forma indirecta y sutil, como a él le gusta: simplemente se recortan las transferencias genéricas que van destinadas entre otras cosas a sanidad y educación, y cada comunidad autónoma sabrá cómo apañárselas para reducir el gasto en la sanidad, la educación, los servicios públicos, las obras públicas, o la atención a las personas dependientes, y otros programas sociales, que no sea afectando a la lista de servicios mínimos establecidos en la carta de servicios prescrita en el ámbito estatal. ¿Cómo cuadrarán las cifras menores de gasto con la lista de servicios mínimos? Recortando gastos de personal y gasto corriente destinado a la compra de materiales imprescindibles para prestar servicios más costosos de la cuenta, a los que no estarán las comunidades autónomas obligadas a dispersárselos a sus ciudadanos y ciudadanas.

Silencios y sutilezas. Ese es el nuevo estilo de Rajoy. Pero llegará marzo, y entonces no habrá tantas sutilezas, y frente al silencio de estos meses, el ruido de las durísimas medidas será estruendoso; y el palo contra las protestas será brutal…
PVP111228

Un inútil congreso socialista

Publicado: 27 diciembre 2011 en Uncategorized

El PSOE ha entrado en una convulsa confrontación precongresual. Se acerca el congreso federal y ya se están moviendo las plataformas de los precandidatos. En realidad candidatos no hay, pero es muy posible que de un día para otro se empiecen a presentar formalmente las candidaturas.

Al parecer, Rubalcaba ya tiene preparada la suya. Es lógico. Se ha comido el marrón de presentarse a unas elecciones perdidas de antemano, y ahora reclama su recompensa, la de dirigir el partido para esperar la revancha dentro de cuatro años, cuando ya todos los españoles vuelvan a pensar que “esto hay que volver a cambiarlo” (por lo que nos haya hecho sufrir Mariano Rajoy) y se le presente una nueva oportunidad a la otra rueda de la bicicleta bipartidista.

Carme Chacón se adelantó. Dicen que no es su plataforma, pero todos los indicios apuntan a que el manifiesto “Mucho PSOE por hacer” es la primera jugada de la plataforma de la dirigente catalana y ex ministra de Defensa. Frente a su carácter “en exceso” autocrítico, los secretarios de estado del gobierno de Zapatero se han levantado, criticando a la ministra y otros dirigentes firmantes acusándoles de no querer corresponsabilizarse de los errores o aciertos (más errores que aciertos) de los sucesivos gobiernos de Zapatero. Los segundos del gobierno zapaterista dicen que “yo sí estuve allí”.

No ha gustado en general la autoexculpación que aprecian en el manifiesto de la Chacón. Y aunque todos (incluído el mismísimo Zapatero) apuestan por la autocrítica como el bálsamo de fierabrás para recuperar al PSOE del fiasco electoral, no gusta que se busquen culpables o chivos expiatorios. ¿Culpables? O todos o ninguno.

Estamos a martes. El jueves Rubalcaba tiene reservado un salón en la sede de UGT de Madrid para celebrar un “acto con militantes y dirigentes de la formación”. Nadie sabe lo que allí pasará, pero todo hace presagiar que se trata de una puesta de largo de la candidatura de Rubalcaba. En esa reunión Rubalcaba volverá a esbozar lo que ya nos ha dicho en la campaña electoral, pero esta vez en clave interna, para sus colegas y partidarios, en plan de proponer una especie de programa o algo así.

Ninguno de los dos candidatos iniciales, Carme chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba, son novedad o cambio en el PSOE. Ambos llevan decenios siendo primeras filas del PSOE. Rubalcaba más, pero la Chacón también se ha mojado hasta las trancas, y está más vista que el TBO. Y ambos, al parecer quieren contar con la bendición de José Antonio Griñán, o lo que es lo mismo (en teoría al menos), del PSOE de Andalucía. Pesa mucho este segmento del PSOE en el conjunto del PSOE. Ambos candidatos quieren hablar con el presidente andaluz.

Planea por encima de las cabezas de los socialistas el fantasma de la división interna o la ruptura definitiva del PSOE. Y es que el batacazo ha sido muy fuerte. Pero sobre todo lo ha sido el desgaste ideológico que durante varios decenios lleva arrastrando este partido. Para encontrar el rumbo socialdemócrata de nuevo, ¿cómo hacerlo con el liderazgo de quienes han estado practicando durante años la estrategia neoliberal? En esa ideología social-liberal se han sentido muy a gusto, pues han sido recompensado con la autosatisfacción de “sentirse útiles” para aquellos a los que han querido ganarse, los banqueros y los poderosos.

Socialistas acomplejados con serlo, se han sentido gratificados por ser incluso más eficaces que sus rivales del PP en meter en cintura a sus propios representados. “¿Véis? Creíais que no nos íbamos a atrever, pero lo hemos hecho: ahí está ese ajuste de 15.000 millones de euros en el 2010, esa congelación de las pensiones, ese recorte del salario de los empleados públicos, ese retraso de la edad de jubilación a los 67 años, esa reforma laboral para abaratar aún más el despido, esa pasividad en luchar contra el fraude fiscal, esa moderación salarial impuesta, etc.”, les han dicho los socialistas a la oligarquía financiera, a la que querían ganarse a toda costa. E incluso el propio Zapatero ha reunido a esa oligarquía en Moncloa en varias ocasiones para que le dijeran qué tenía que hacer para encauzar la salida de la crisis.

Pero la oligarquía financiera y empresarial de este país es muy de derechas, y no ha parado de lanzar puyas y hacer desplantes al ex presidente Zapatero, hasta hacerlo caer, para meter a los suyos-suyos en el gobierno. Cada grupo de presión tiene su propio representante en el gobierno actual. Ya todo está perfecto, preparado para la gran operación desmontaje de la democracia social. Empieza la función.

¿Y el PSOE? Los candidatos siguen siendo ex ministros del socialismo acomplejado. Su auténtico proyecto es volver a recuperar la confianza de los electores que les han abandonado (4 millones no es moco de pavo), para volver a emprender el camino de ser una fuerza política tan eficaz a la hora de reprimir a las capas más débiles de la sociedad, a los trabajadores y sus sindicatos, a los consumidores y a las familias que ya no tienen ni siquiera prestaciones sociales.

Tanto el proyecto de Rubalcaba como el de Chacón es estar al fallo, o sea, prepararse para aprovechar las oportunidades que el desgaste de Rajoy les va a brindar. Y lo peor es que a tan sólo un mes del congreso federal (que se celebrará el 3 al 5 de febrero) no caben otras posibilidades más que elegir entre aparatos partidistas, es decir, entre Rubalcaba y Chacón. Ha surgido otro grupo de gente que quiere que haya algún candadito que nunca haya gobernado ni dirigido el partido. Pero ¡qué pocas posibilidades tiene esa plataforma! Incluso casi todos apuestan, de boquilla, a primar el debate de las ideas por encima del de las personas. Pero todos tienen ya preparados a sus candidatos, y les dejarán que expresen sus personalistas ideas, o las ideas elaboradas por sus respectivos gabinetes de expertos. Las bases se expresarán poquito, pues están tan desorientadas como acostumbradas a elegir entre barones (o baronesas).

Uno de los peores efectos del próximo congreso federal del PSOE no va a ser un escasa eficacia para “refundar el PSOE” como pretendidamente proponen algunos, sino lo inoportuno de las fechas. Pues la lucha fratricida (que la va a haber) coincidirá con la precampaña de las elecciones andaluzas. El PSOE-A debería estar entregado en cuerpo y alma en explicar por qué han hecho las políticas que han hecho, y en proponer nuevas cosas para relanzar la economía andaluza, como el resto de las fuerzas políticas andaluzas, por supuesto.

Pero no. Va a entretenerse en apoyar a uno u otro candidato federal, pues estoy convencido que por mucho que diga Griñán, el PSOE-A no va a ir monolítico al congreso federal. No ya en estos tiempos, y menos cuando también en Andalucía se huelen los socialistas la derrota electoral de Griñán. Después de las elecciones andaluzas, caben dos posibilidades: o el PP gobierna con mayoría absoluta, o el PSOE gobierna con mayoría simple, gracias a la decisión de IU de no dejar pasar al PP (salvo que dentro de IU LV-CA triunfe la vía extremeña, que todo es posible). En cualquiera de los dos casos, el edificio socialista, “el régimen” como lo llaman algunos, se habrá desmoronado, y Griñán será un líder a palos, que aguantará lo que aguante. Poco.

Eso lo saben muchos socialistas que están ahora más preocupados por su situación laboral futura, que por el resultado del congreso federal. Pero la maquinaria interna del PSOE ha entendido que es preferible “pacificar” el PSOE al menos un mes antes de la cita electoral andaluza, precisamente para darle un margen de tiempo a la federación andaluza a rehacerse de las heridas precongresuales, y si cabe, con suerte, a que algunos electores que votaron al PP se empiecen ahora a arrepentirse porque vean las verdaderas intenciones de la derecha política de Rajoy y la derecha económica que lo acompaña en el gobierno en santa alianza.

No tengo excesiva fe en que el PSOE logre refundarse. Más bien espero que el congreso federal se cierre en falso, que haya una profunda derrota electoral del PSOE en Andalucía, y que después de esta derrota, la fractura de este partido empiece a acrecentarse de nuevo en toda España, y especialmente en Andalucía.

El futuro de la izquierda está en otra parte. En la recuperación de la lucha contra el capitalismo, y en la unificación incluso organizativa de las fuerzas anticapitalistas. Empezando por un sindicalismo más combativo, y siguiendo por unas nuevas formas de lucha que de verdad le hagan daño a los intereses de la oligarquía político-económica en nuestro país.

PVP111227

Triste cuento de Navidad en Grecia

Publicado: 24 diciembre 2011 en Uncategorized

Del periódico El Economista entresaco una estremecedora noticia, que no por ser de Grecia, resulta menos cercana, y que parece una triste historia de Navidad. Se están produciendo desmayos entre los alumnos de las escuelas griegas. Las primeras reacciones ante la noticia fueron de estupefacción e incredulidad, pero luego, ante la certidumbre de los datos, el tema se ha convertido en un debate nacional.
El primer caso fue hace un año, y cuando el maestro se hizo eco del tema, denunciando el desmayo de un niño de su escuela, fue acusado de intentar calumniar al gobierno. Luego siguieron otros casos, en los que diversos maestros denunciaban que existían alumnos que se quedaban después de la hora de salida de la escuela a realizar actividades extraescolares, sin comer nada durante todo el día. Pero hace dos semanas en un colegio de Heraklion, capital de la isla de Creta, se desmayó de hambre un niño de 13 años; preguntada su madre, que trabaja a tiempo parcial en una empresa municipal, contestó que la situación familiar de que ella sola mantenía a cuatro niños, y que hacía dos días que no se comía en su casa.
Ya se sabía o se intuía que algo de eso podría estar pasando entre la población inmigrante. Pero en este caso el chaval famélico era un griego de Heraklion. Eso llamó a la conmoción nacional, y por eso se ha creado un auténtico debate nacional, en el que los más antiguos recuerdan aquellos repartos de comida en las escuelas de los años 1941-42, durante la ocupación nazi, en la que murieron de hambre más de 300.000 personas. O los años de extrema pobreza de la posguerra.
La dirección de las guarderías dependientes del Ayuntamiento de Atenas han confirmado un dato que viene a avalar la sospecha de que la situación se repite en varios escenarios. De hecho, a las 5.500 comidas que diariamente tienen que distribuir entre sus alumnos, cada día añaden otras 67 para alumnos en situación de extrema necesidad.
Según publicó To Vima, el ministerio de Educación Nacional estaba preparando un programa de distribución de cupones por valor cada uno de 2 ó 3 euros, canjeables en las cantinas escolares por un bocadillo más medio litro de leche o un zumo de frutas. La ministra Ana Diamantopulu lo ha desmentido. Lo único que hay de verdad, al parecer, es que se ha pedido a los directores de los colegios que informen sobre posibles casos de hambre o desnutrición entre los alumnos. Y hasta la fecha no se ha recibido ningún informe.
Pero los sindicatos creen que la ministra pretende minimizar el problema y justificar la acción del gobierno. El sindicalista Zemis Kotsifakis, secretario de la Federación de Profesores de Enseñanza Secundaria, está en contra de esas declaraciones de la ministra, y piensa que, en efecto, hay alumnos que pasan todo el día sin comer en las escuelas griegas.
Al ser preguntado por la organización del rancho en las escuelas, el sindicalista contestó que lo debe hacer el gobierno “es acabar con el empobrecimiento de la sociedad, con los impuestos y la reducción de los salarios. Si eso no ocurre, la sociedad tomará todas las medidas solidarias necesarias”.
En efecto, el sindicalista apunta a las causas estructurales de esa terrible situación que acontece en las familias griegas, que llegan a la terrible situación de pasar hambre. Grecia es un país de la Unión Europea, Pero es un país sometido a la más férrea disciplina de adelgazamiento económico de los que han caído en la desgracia de ser rescatados por la troika (CE, BCE y FMI). Los miles de despidos entre los trabajadores privados y públicos, las drásticas reducciones de las prestaciones sociales y el Estado de Bienestar, al servicio de la reducción del déficit público, han creado esta terrible situación de hambre de niños escolares griegos.
No es que el hambre sea una característica generalizada entre los escolares griegos, sino que son más bien casos excepcionales. Faltaría más. Pero las expectativas de grave recesión del país hacen recordar aquellas indeseables situaciones de la guerra y la posguerra. El fantasma del hambre sacude a Grecia.
Grecia no está lejos, sino muy cerca de España. ¿Cuántos casos no se estarán produciendo aquí de los descritos en estos mismos momentos? La caridad pública y privada, y sobre todo las redes familiares, están paliando este fenómeno, y por eso no se conocen síntomas de degradación social de tan extrema pobreza como los descritos entre los escolares griegos.
Pero nuestras expectativas no son mejores que las griegas. Ya hay más de 5 millones de parados y paradas, y 1’7 millones de ellos ya no cobran prestación social algunas. Hemos sufrido la primera embestida de las políticas neoliberales de recortes sociales. Zapatero, después de su reconversión de mayo de 2010, hizo un recorte de 15.000 millones de euros en el presupuesto. Ahora a Rajoy se va a tocar (porque se ha autoimpuesto ser el alumno más disciplinado de la UE) recortar unos 40.000 millones. ¿De dónde saldrán? En esta segunda embestida presupuestaria, van a suprimirse o reducirse drásticamente las mil y una ayudas o prestaciones sociales que palian la situación de personas que están al borde de la exclusión social. Los que están al borde, caerán en la exclusión sin remisión. Entonces se producirá la situación de los escolares griegos.
Tal vez 2012 sea el año en que le toque a algunos escolares españoles no comer en todo el día. Así que, feliz Navidad, mientras podamos desearlo.

PVP111224

Los rostros de los recortadores

Publicado: 23 diciembre 2011 en Uncategorized

“La del alba sería cuando don Mariano, tan gallardo, tan alborozado por verse ya armado presidente…”. Viendo la imagen de un Rajoy henchido de alegría posando para los fotógrafos y las cámaras ante la puerta del Palacio de la Moncloa, a uno le asalta la imagen de don Quijote de la Mancha en aquel famoso pasaje con que he iniciado este comentario. Sí. Hay una insensata e insana alegría sin contener en el rostro del presidente del gobierno. Dicho de otra manera: ¿de qué coño se reirá don Mariano con la que se “le” viene encima, con la que se “nos” viene encima?
Pero la procesión va por dentro. Porque Rajoy ha elegido un gobierno lleno de amiguetes y tecnócratas neoliberales del gusto de las empresas y los bancos. Vamos, que se ha ceñido una armadura o coraza para prepararse para los tres meses en que piensa lanzar toda una serie de medidas de menor cuantía, mientras prepara el paquete gordo de los presupuestos de 2012, para marzo, cuando ya no pueda hacerle daño a Arenas en las elecciones andaluzas la impopularidad de las medidas que esos presupuestos contengan.
Detrás de esa risita nerviosa, de esa alegría contenida, pero perfectamente visible que le proporciona pisar la Moncloa como legítimo inquilino, está la fiereza del que se sabe con mayoría absoluta para llevar a delante sus ideas, sus proyectos, pese a quien pese. Sí, el gobierno elegido es un grupo de personas dispuestas a hacer lo que les diga don Mariano, lo mismo que don Mariano está dispuesto a hacer lo que le digan “los mercados”.
¿Los mercados? Como dice Viçens Navarro, los mercados son los bancos, las compañías de seguros y los fondos especulativos españoles y todo lo más europeos. Son Botín, González, Fainé, Rato, Brufau, Alierta, etc. Esos son “los mercados”, la burguesía financiera, término antiguo pero perfectamente descriptivo de una realidad mucho más cercana y poderosa de lo que nos tememos.
El término “los mercados” despeja la pelota a corner, sitúa la sede de los mercados en la lontananza, en la nebulosa entre Wall Street y Pekin. Pero nada más lejos de la realidad: “los mercados” tienen nombres y apellidos y viven en Madrid, en Barcelona, en Bilbao o en Santander. Y tienen sus intereses, que están dispuestos a defender con uñas y dientes. Ahora están en la jugada de coger el dinero que les da el BCE al 1% de interés (dicen que las entidades bancarias españolas han pedido 100.000 millones de las 489.000 que ha repartido el banco central de Draghi) y prestárnoslo al Estado español (Hacienda somos todos) al 5 ó 6%. Negocio redondo.
Pero ¿de dónde van a salir esos miles de millones que quiere obtener la banca y las grandes empresas en España? Del dinero público, claro; y me pregunto: ¿no es ese dinero público el que se necesita para pagar las pensiones, la sanidad, la educación, las autovías, los servicios sociales, y todo lo demás? ¿Cómo en época de crisis se puede compatibilizar el pago de los gastos sociales y públicos con el pago de la deuda del Estado a los bancos? Pues recortando los gastos sociales. Ese es el proyecto del flamante don Mariano y su nuevo gobierno. (Por cierto, que no van a ser 16.500 millones de euros lo que va a tener que recortar el nuevo gobierno, como dijo en la investidura Rajoy, sino 40.000, según Funcas).
El gobierno lo ha elegido Rajoy. Pero “los mercados” han elegido algunos de los nuevos ministros del primer gobierno de Rajoy. Por ejemplo, al ministro de economía y competitividad Luis de Guindos. No podía ser Cristóbal Montoro, pues tenía un perfil demasiado partidista. Al cordobés le ha tocado Hacienda y Administraciones Públicas. Rajoy tenía que elegirlo de entre los que más confianza diera a los banqueros. Por eso han elegido a un sujeto que ha sido delegado de Lehman Brothers en España hasta que en 2008 esta entidad se fue a pique, dando el pistoletazo de salida de la actual crisis financiera en el mundo. Mal fario tiene el asunto.
Consciente don Mariano de que esto de la economía no se puede dejar del todo a un gafe como el de Guindos, Rajoy va a presidir la Comisión Económica del gobierno, donde los principales miembros serán ambos ministros, el de Economía y el de Hacienda.
Otro que responde a intereses poco claros es el ministro de Defensa, Pedro Morenés, que viene directamente de gestionar empresas de armamento. Teniendo en cuenta que el Estado debe a las empresas de armamento cientos de millones, que Rajoy haya puesto a uno de sus gestores al frente de la cartera de Defensa, suena a querer pagar, o al menos, a intentar negociar cuándo y cómo hacerlo.
Con la nueva ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, están muy contentos los representantes de la CEOE, “por la proximidad que tiene a los empresarios”, según sus propias manifestaciones. Mientras tanto, los secretarios de CC.OO. y UGT lo que han declarado en la toma de posesión de la ministra es lo bueno que es el diálogo, como si le estuvieran vendiendo a la ministra onubense un nuevo producto llamado concertación social. Rajoy lo ha dicho: o hay acuerdo empresarios-sindicatos, o el gobierno legislará, en especial sobre la prioridad de los convenios. Por cierto, que Luis de Guindos se ha manifestado en diversas ocasiones contrario a la negociación colectiva. Así de antiobrero es el ministro de Economía. Los sindicatos son las caras pintadas en la diana del gobierno. Van a por ellos, a recortarles las alas, a quitarles papel social y económico, a acabar con la fuerza acumulada de la solidaridad obrera durante tantos años de lucha. El gobierno neoliberal lo tiene muy claro, y no tiene los prejuicios del gobierno del PSOE. Van a por ellos, a acabar con los sindicatos de clase, con buenos modales, pero sin piedad.
Alberto Ruiz Gallardón ha conseguido el sueño de su vida, entrar en el gobierno. No es como presidente, pero algo es algo. El escalafón es el escalafón, y la Justicia no es que sea un ministerio de inversión, pero según se interpreta, va a formar parte del núcleo político fuerte y principal del gobierno, con Soraya Sáenz de Santamaría (Vicepresidenta, ministra de Presidencia y portavoz del gobierno) y José Manual García Margallo (Exteriores). Y quién sabe si Rajoy se quema en pocos años y Gallardón es el Rubalcaba del PP para las próximas elecciones. Por soñar, que no quede, don Alberto.
Un sociólogo dedicado hasta ahora a hacer encuestas se va a dedicar a gestionar la Educación, junto con la Cultura (que pierde su status de ministerio independiente) y los Deportes. El ministro José Ignacio Wert ha sido la sorpresa del gabinete, pues nadie se le esperaba, y de educación tiene la misma idea que yo, que he sido alumno. Va a tener que gestionar el lío de meter un tercer año en el Bachillerato. Espero que Rajoy le explique bien lo que quiere hacer, pues hasta ahora, lo que se dice bien no se ha enterado nadie.
Ana Mato sustituye a Leire Pajín en Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Otra cuyos principales méritos han sido contraídos en el partido. Tanto tiempo le ha dedicado al PP, que la pobre ni siquiera se enteró de que su ex marido, mientras convivían y estaban juntos, tenía un Ferrari gracias a la trama Gürtel. Algo despistada parece, pero es pura apariencia. Ha prometido que la sanidad va a seguir siendo universal. Pero no ha dicho nada de si va a seguir siendo pública.
Ana Pastor en Fomento, José Manuel Soria en Industria, Energía y Turismo, y Arias Cañete en Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, van a tener que lidiar con los sectores de la economía. Pero cada sector tiene su intríngulis, aunque en época de recortes y con el objetivo centrado en reducir el déficit, lo de menos son los sectores productivos. Así que les tocará capear los temporales que se vayan presentando: en Fomento, el parón de la ora pública y el retroceso de la construcción y la vivienda; en energía, el déficit tarifario de la energía eléctrica y el incesante subidón del recibo de la luz; en agricultura, la reforma de la PAC. Casi nada. Los diversos colectivos cuyos intereses están detrás de estos sectores intentarán presionarles, pero ellos distribuirán el poco dinero que les toque como buenamente puedan. Serán ministerios moviditos en esta legislatura.
Pero el más movido de todos va a ser Interior. La prensa oficial destaca que va a tener que gestionar el final de ETA. Sí, es verdad; todo eso está muy bien, los presos, las víctimas… Pero donde va a tener que dar la talla es en la represión de la calle en las movidas contra los ajustes o recortes. La calle en esta legislatura no va a ser tan pacífica como hasta ahora. La crispación social se va a ir incrementando; se nota la agresividad en las relaciones sociales, pues el 65% de los hogares llega con dificultades o no llegan a final de mes, y 1’7 de los 5 millones de parados ya no tiene prestaciones sociales. Esta situación no hay cuerpo (social) que lo resista. Así que la receta del PP será más palo y menos zanahoria. Y para llevar a cabo esa desagradable tarea Rajoy ha elegido a Jorge Fernández Díaz, un vallisoletano afincado en Barcelona, del que destaca que es un hombre que ha demostrado su lealtad, “por lo menos a mí”, ha dicho con socarronería don Mariano.
Yo no veo el perfil técnico del gobierno por ninguna parte. A no ser que ser abogado del Estado (Soraya) o economista del Estado (Soria) le otorgue un perfil técnico a alguien, salvo en las cuestiones leguleyas. Más bien veo las caras de los recortadores del estado de bienestar, de los derechos de los ciudadanos y en especial de los trabajadores; este grupo de 10 señores (incluido Rajoy) y 4 señoras es un conglomerado de carcas dispuestos a llevar adelante sus objetivos neoliberales de satisfacer la desmedida codicia de los banqueros y los grandes empresarios, cerrando herméticamente la alianza de la oligarquía política con la oligarquía económica y financiera, frente a los ciudadanos que, poco a poco, irán despertando de su sueño de mejorar las cosas con este nuevo gobierno.
¿Nuevo? Sus políticas vienen prescritas desde el siglo XIX. Huelen a polilla que apestan.

PVP111223