Archivos para abril, 2012

Qué poco pinta Rajoy en Europa

Publicado: 29 abril 2012 en Uncategorized

Mientras en 50 ciudades españolas la gente bajo la lluvia se manifiesta convocada por CC.OO., UGT y muchas organizaciones sociales contra los recortes en sanidad y enseñanza, la actividad macroeconómica sigue las consignas neoliberales y la situación del desarrollo y el empleo se deteriora.

Lo ha dicho el Finantial Times, que es un periódico normalmente bien informado: “La economía de España pide ayuda a gritos y nadie parece escuchar”. Y es que Rajoy se creía que eso de ocupar La Moncloa era cosa de coser y cantar. Pero no. Tras cinco meses en el gobierno, se da cuenta de que ha tenido que echar marcha atrás en todo lo que había prometido: dijo que no iba a subir los impuestos, y los ha subido; luego afirmó que al menos el IVA no iba a tocarlo porque podía afectar negativamente a la reactivación económica, y ahora está previendo hacerlo en 2013 o antes; dijo que no iba a abaratar el despido, y ha hecho la reforma laboral más salvaje de cuantas se hayan podido hacer; dijo que no iba a tocar el carácter público y gratuito de la sanidad y la educación, y lo está haciendo; dijo que era contrario al copago, y lo está imponiendo; dijo que no iba a tocar el poder adquisitivo de las pensiones, y a través del copago de las recetas (ese 10%) y de la remercantilización de algunas prestaciones sanitarias, va a reducir las pensiones por la vía del incremento del gasto mensual de los pensionistas; decía que iba a resolver el problema del paro, y estamos ya muy cerca del 25%, siendo uno 300.000 parados más los que se ha  creado en el escaso tiempo que Rajoy lleva de presidente. Etc. Rajoy va a pasar como el gobernante más mentiroso de la historia de España.

     Pero lo peor de la desesperanza que empieza a cundir en el gobierno de Rajoy no es eso. Lo peor es que han descubierto –aunque no lo digan- que lo sacrificios que nos están imponiendo a todos, son absolutamente inútiles, inadecuados, contraproducentes. Lo peor es que Rajoy ya sabe a estas alturas que los mercados no se ablandan ante esa ola de contrarreformas neoliberales que está realizando con la fe dogmática del carbonero, y que no le devuelven a España la credibilidad en su solvencia como país. La prueba es que la prima de riesgo ha sobrepasado el listón de los 400 puntos, y sigue en esas, pese a los recortes brutales que ya se están convirtiendo en realidad en los PGE y en las adaptaciones de los presupuestos de las CC.AA. Porque lo que los mercados prevén es que España no va a ser capaz de salir hacia adelante con este presupuesto y esta estrategia de ajuste, sino todo lo contrario, pues va a caer más en una profunda y continuada depresión económica.

¿De qué le ha servido a Rajoy posponer la salida de los PGE hasta después de las elecciones andaluzas, pese a que el gobierno europeo le urgía en que los sacara cuanto antes? Ni ha ganado las elecciones andaluzas, ni ha quedado bien con sus colegas europeos, a los que ha disgustado sobremanera con su forma de encarar las cosas. De hecho a intervención de Europa en la economía española es un hecho, constituido a modo de comisión revisora de las cuentas.    

¿Quién escucha al gobierno español? El ministro de exteriores, José Manuel García-Margallo, dijo en la radio que el gobierno está al borde de la desesperación puesto que “España sufre una crisis de enormes proporciones”. Pero Draghi ha manifestado con claridad que se ha acabado la compra directa de bonos a España, que tendremos que acudir a los bancos y otros inversores.

Lo que España necesita es un Hollande, o mejor dicho, un dirigente que se niegue a seguirle a Merkel el ritmo de ajustes que la Europa del Norte le está imponiendo a la Europa del Sur. Pues ni en eso Rajoy se ha erguido como la cabeza de los dirigentes europeos que exigen con fuerza la compatibilidad de la estrategia de la consolidación fiscal (la necesidad de austeridad en determinado grado nadie la niega) con los planes de apoyo al crecimiento. Ha tenido que ser Monti, el presidente tecnócrata italiano, quien se haga la foto con Durao Barroso para arrebatarle a Hollande la bandera del cambio de rumbo en la Europa que se va por el desagüe. Van Rompuy se ha visto forzado a anunciar la convocatoria de una cumbre para concretar planes de estímulo al crecimiento, mientras el secretario del tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, se muestra preocupado porque el crecimiento de su país s vea imposibilitado por los problemas del euro. El ministro Margallo ha tenido que recordarle a Alemania que si en España se pierde capacidad de compra, Alemania perderá también, pues nuestra balanza comercial sigue siendo deudora respecto a ellos. Y hasta la misma Merkel ha tenido que hacerse eco de la nueva ola que invade Europa.

El resultado de este fracaso de estrategia neoliberal y de la creciente protesta de líderes europeos contra la actitud electoralista de Merkel, es que al parecer ya se está diseñando un plan de 200.000 millones para reactivar la economía mediante la inversión en infraestructuras, tecnologías y energía. Es la respuesta de la derecha más neoliberal europea a la propuesta de Hollande de renegociar el pacto fiscal. Este ni se toca, ha dicho la Merkel; e incluso ha sugerido que el crecimiento no tiene por qué costar dinero; pero al final van a poner la calderilla de los 200.000 millones para los programas de estímulo, pues es calderilla si se compara con el billón y medio que ha puesto el BCE para los bancos.

¿Cuánto de este montante le corresponderá a España? Para reactivar en España la economía competitiva, evitar los recortes en I+D+i y en energías renovables, además de las privatizaciones y desnaturalización de las instituciones del estado del bienestar, harían falta que esos 200.000 millones s vinieran para España. Pero vengan los que vengan, no será por el liderazgo ejercido en Europa por Rajoy, pues como dice el Finantial Times, sin un apoyo más amplio de la UE, es decir Alemania, la unidad reformista de Rajoy y sus colegas en la periferia “está destinada al fracaso”.   

El PSOE de Rubalcaba se ha caído del caballo camino de Damasco, como san Pablo, pues se le ha aparecido Dios en forma de duro banquillo de oposición. Cuando estaba el PSOE de Zapatero-Rubalcaba en el gobierno, no fueron capaces de plantear este rumbo, pese a las múltiples voces que le instaban a ello desde a izquierda o incluso desde economistas y analistas como Krugman, Stiglitz, Estefanía, Ekaizer, Juan Torres y todala economía crítica o alternativa. Y ya en Europa la oposición socialdemócrata ha exigido nuevas ayudas para países en crisis como España, pues como dice el secretario de organización parlamentario del SPD, Thomas Oppermann, la política de ahorro es buena, pero insuficiente para resolver los problemas económicos de nuestro país. “Sólo de esa manera podrán recuperarse y pagar por sí solos las deudas estatales”, ha añadido, y tiene razón.

Pero no será Rajoy de ninguna manera quien haya propiciado este cambio de rumbo, por pequeño y timorato que finamente resulte. Rajoy y cía sólo saben hacer reformas ideológicas. Puestos en manos de la extrema derecha económica, sigue Guindos insistiendo en que van a cumplir con los compromisos de ajuste, cuando lo que ya piden los mercados y la UE es garantías de que España va a salir del agujero de la recesión.

 

PVP120429  

 

Anuncios

Votaría cogobierno

Publicado: 17 abril 2012 en Uncategorized

Votaría cogobierno

Cosas de la vida, no voy a poder votar en el referéndum que IULVCA va a realizar entre sus adscritos y adscritas. El miércoles 18 me hospitalizan para una operación el 19, y el 24 estaré recuperándome, espero, del trauma quirúrgico. Y me gustaría votar porque es la primera vez que se pone en marcha esta posibilidad que prevé el artículo 42 de los estatutos de IULVCA. Democracia participativa que predicamos hacia afuera y que ejercemos en IU hacia dentro. Coherencia obliga.

La forma de adoptar la decisión mediante referéndum de las bases, después de haber realizado asambleas abiertas a electores y simpatizantes es en sí una novedad revolucionaria. Es otra forma de hacer política. Como muchos de los dirigentes que he oído hablar en las reuniones de los últimos días (Ejecutiva andaluza, Consejo Provincial de Granada y Consejo Andaluz de IULVCA), aceptaré la decisión que se adopte democráticamente en la consulta, faltaría más. Pero también considero que los consultados deben tener suficiente información y formación como para saber ponderar el voto que depositan. Y los “dirigentes”, los que han sido puestos por los congresos en los órganos de dirección, tenemos la obligación ineludible de dar nuestra opinión para informar y conforman una opinión colectiva lo más acertada posible. Por eso, porque no voy a poder hacerlo de otra forma, me decido a escribir estas líneas, por si a alguien interesa mi opinión.

Decía al principio que es la primera vez que podemos ejercer el mandato estatutario de ejercer la decisión colectiva mediante referéndum vinculante. Nunca hasta los andaluces y andaluzas nos habían puesto en las condiciones idóneas de que nuestro voto en el Parlamento fuera decisivo. El éxito electoral de IULVCA no ha consistido en “ganar las elecciones”, pues en términos absolutos somos la tercera fuerza política, después del PP y del PSOE. El éxito electoral de IULVCA es innegable, pues los andaluces han querido con su sabio voto romper el bipartidismo, impedir que el PP-A tuviera mayoría absoluta como auguraban las encuestas, y castigar al PSOE-A por su decrépita forma de gobernar mediante la creación de redes clientelares, que acaban convirtiéndose en mafias corruptas como la de los EREs. Y la síntesis de todos estos importantes designios populares se concentran en una espectacular subida en el número de diputados y diputadas de IULVA, que de seis pasa a doce. Pero lo importante no es esa subida cuantitativa (en votos absolutos son 120.000 votos más), sino el carácter cualitativo de esos votos que convierten a IULVCA en la llave del gobierno de Andalucía.

No tenemos excusa. Hay que mojarse, y decirles a los electores lo que queremos hacer con su voto, pues esta vez sí es útil, y vaya si lo es. Y podemos hacer varias cosas:

–        Abstenernos en la investidura o votar a Diego Valderas para presidente del gobierno andaluz, con lo que automáticamente el presidente sería Javier Arenas del PP-A, pues tiene más votos que nadie en el nuevo Parlamento de Andalucía, exactamente 50.

–        O votar a José Antonio Griñán del PSOE-A como presidente de Andalucía.

Antes que nada tenemos que dilucidar qué hacer entre esas dos opciones. Y para ello tenemos que saber interpretar el voto de los andaluces y andaluzas. La gente ha votado cambios en el gobierno de Andalucía. Pero es que loa andaluces han rechazado el cambio que proponía Arenas, pues el PP-A ha bajado 163.000 votos en estas elecciones, no ha subido, ha bajado, pese a que la matemática electoral le haya dado 3 diputados más que en 2008. Y el PSOE-A, pese a haber bajado menos de lo que se auguraba en las encuestas, en votos ha bajado 654.000, que son un mogollón de votos de castigo. Por tanto, de los tres partidos en presencia en el Parlamento de Andalucía sólo IULVCA ha subido en votos, porcentualmente, y ha duplicado sus escaños. ¿Qué quiere decir todo esto:

a)     Andalucía quiere cambios en el gobierno, pero no hacia la derecha.

b)     Andalucía quiere que siga gobernando la izquierda (sumado los votos de PSOE-A e IULVCA son casi dos millones de andaluces y andaluzas los que han votado izquierdas), pero no quieren el continuismo del gobierno del PSOE-A en solitario, para que siga haciendo las mismas cosas.

En consecuencia, la opción de dejar que gobierne Arenas debe descartarse, y por tanto a IULVCA no le cabe otra alternativa que votar la investidura de Griñán. ¿En cualquier caso? Sí, pues en cualquier caso representa al partido de la izquierda más votado. Ojo: cuando digo que es “el partido de la izquierda” más votado, hago abstracción de las consideraciones que nos merecen las actuaciones del PSOE cuando ha gobernado, pues desde IU y desde los movimientos sociales y sindicales se califican las actuaciones de los gobiernos del PSOE como neoliberales o social-liberales, y con razón. Pero pese a eso, tozudamente la sociología del voto sigue demostrándonos que la gente de la calle sigue votando al PSOE porque le considera de izquierdas; moderada, sí, pero izquierdas. ¿Se equivoca la gente? Seguro, al menos desde el punto de vista de la “izquierda real”. Pero incluso a esta “izquierda real” le interesa escuchar a la gente, que se equivocar en la caracterización del PSOE-A, pero no en lo que quiere hacer con su voto.

Al menos en democracia, el realismo más elemental nos obliga a respetar lo que opina la gente cuando vota: y es ineludible tener el realismo de respetar la decisión de la gente. En el 94-95 IULVCA no fue respetuosa con este sentir elemental de la gente de izquierdas, y en una ocasión en la que IULVCA pudo influir en el gobierno de Andalucía de forma similar a la de ahora, IULVCA decidió “gobernar desde el Parlamento”, haciendo un pacto institucional con el PP-A, y puteando al gobierno de Chaves desde la mayoría constituída en el Parlamento por el voto sumado de PP-A e IULVCA. ¿Fue eso una auténtica “pinza” como la llamó el PSOE-A? ¿Hubo o no hubo “pinza”? La pregunta es ociosa, pues la respuesta la tenemos en el hecho incontestable de que esa actitud política le costó a IULVCA un 40% de los votos, y pasar el desierto político durante casi dos décadas.  

Despejada la duda sobre si se vota la investidura de Griñán, IULVA debe situarse ante otro conjunto de alternativas posibles:

Opción A) IULVCA puede votar a Griñán, hacer un pacto institucional (constitución de la mesa del Parlamento, de las comisiones y organismos derivados de él), y pasar a la oposición.

Opción B) IULVCA puede hacer un pacto de legislatura, concretando con el presidente los aspectos más relevantes de sus políticas, garantizándole la estabilidad parlamentaria en esos aspectos, y dejarle gobernar con un equipo propio, monocolor del PSOE-A o sus independientes.

Opción C) IULVCA puede entrar a gobernar con el PSOE-A en un gobierno de coalición de ambos partidos, previo acuerdo de las políticas en las que coincidan y del reparto de las tareas de las que caso partido vaya a desarrollar en ese cogobierno.

            Las opciones A) y B) son las aparentemente más cómodas para IULVCA. Pero no son las más responsables ni las más consecuentes con la voluntad de sus electores. Me explico. En ambas, el gobierno andaluz será un gobierno inestable. La inestabilidad del próximo gobierno andaluz está garantizada por el simple hecho de que es uno de los pocos que se le hayan escapado de las manos al partido de Rajoy.

Ya ha empezado el castigo para Andalucía. Junto a los recortes que se programan desde el gobierno central para todas las comunidades autónomas, que afectan sin duda a Andalucía en unos 3.500 millones de euros al menos, Montoro y compañía intentan echar por tierra la credibilidad de la comunidad autónoma andaluza, y ya han pedido a la comisión que viene de Bruselas a fiscalizar las cuentas de España, que vaya a Sevilla a fiscalizar las cuentas de Andalucía. Trato diferenciado respecto del resto de las CC.AA., que parece inconcebible, pero que en todo caso refleja las mil y una putadas que el gobierno central de Rajoy está dispuesto a hacerle al gobierno andaluz. Hoy mismo se ha anunciado la intención del gobierno del PP de intervenir en breve a una de las CC.AA. No ha dicho a cuál de ellas. ¿Será Andalucía? Tiene todas las papeletas, y ójala me equivoque.

Aparentemente la posición de IULVCA en la hipótesis de investir a Griñán y dejarle luego gobernar es la más cómoda. Pero Ni siquiera esto es así, de cómoda, nada. Pongamos una hipótesis: Si yo fuera Arenas, llevaría a cada sesión parlamentaria una moción o resolución que contuviera las propuestas del programa de IULVCA. ¿Qué votaría IULVA? Su programa, claro. Y con esa técnica, el gobierno andaluz quedaría bloqueado, pues además de no ser el programa del partido que gobernaría, no hay presupuesto suficiente, ni directiva europea, ni ley española que permita llevar a cabo el conjunto del programa de IULVCA en estos momentos. Además, volvería a reeditarse “la pinza”, se quiera o no, y la culpa de la inestabilidad del gobierno recaería al menos parcialmente en IULVCA, y no ya en el gobierno central, como debe ser. En el menos grave de los casos, estaríamos dándole a Arenas y al PP-A la oportunidad de encubrir los desmanes de Rajoy y Montoro. Y las coincidencias entre PP-A e IULVCA en el Parlamento las vendería el PSOE-A como una nueva “pinza”.

            Además, si la confrontación con Madrid está servida, el PSOE-A va a coger la bandera roja de la reivindicación y blanquiverde “nacionalista” como el primero, creando la imagen de la defensa de Andalucía como el nuevo imaginario colectivo más progresista. Chaves encabezó las manifestaciones contra el “decretazo” de Aznar. IULVCA no puede dejarle la bandera de la reivindicación al PSOE-A, que cuando está en la oposición se hace más rojo que Lenin. IULVCA perdería la oportunidad de encabezar en primera fila la pancarta de la reivindicación de Andalucía frente al recortador gobierno central.    

La única opción razonable es la C), entrar a gobernar Andalucía con el PSOE-A. Pero no a cualquier precio. Griñán y el PSOE-A deben estar dispuestos a escuchar el clamor de las urnas de gobernar con más contenidos de izquierda, erradicando la corrupción. Todo depende del programa que se esté negociando en la comisión negociadora constituida entre ambas fuerzas políticas, donde deben estar al menos los siguientes elementos:

–        abrir la participación social a los representantes de otras asociaciones más allá de los sindicatos;

–        plan específico de empleo y de inclusión social;

–        defensa de los servicios públicos a los niveles actuales;

–        nueva Ley de Reordenación del Sector Público;

–        nueva Ley de Reordenación del Territorio;

–        Ley de Igualdad de Andalucía;

–        creación de instrumentos financieros andaluces, hacia la creación de la banca pública;

–        Ley de Agricultura y Soberanía Alimentaria;

–        Carta de los Derechos de la Ciudadanía;

–        reforma fiscal progresiva;

–        medidas de participación democrática, y entre otras facilitar la iniciativa legislativa popular (ILP), diputado 110, reforma de la ley electoral, presupuestos participativos para el 2013; austeridad y regeneración democrática, con medidas como la reducción de cargos públicos, de las tarjetas de uso discrecional, poner un  tope máximo para los salarios, facilitar las comisiones de investigación en el Parlamento (no es negociable la comisión de investigación sobre los EREs), más capacidad a la Cámara de Cuentas y al Defensor del Pueblo Andaluz, democratización de la RTVA;

–        consolidación de un sector público de energías renovables con base local y comarcal, democratizando la producción y distribución de la energía;

–        mecanismos para evitar los desahucios de familias en peligro de exclusión social.   

Prácticamente todas las asociaciones con las que consultamos en la Convocatoria Social a la hora de hacer el programa que hemos llevado a las elecciones del 25-M nos han recomendado que entremos en el gobierno. Quieren que nos mojemos, y confían en IULVCA como garantía de que el programa que se comprometa a desarrollar Griñán, se cumpla en el futuro. Somos su garantía, no podemos fallarles.  

Estamos iniciando un cambio de ciclo. Con dos características: a) Hasta ahora hemos basado nuestro crecimiento y modelo de vida en las energías fósiles; a partir de ahora se trata de hacer un importante giro hacia las energías renovables. b) En el pasado las oligarquías político-financieras han hegemonizado las relaciones sociales y de producción, pero en el futuro ya no va a ser posible que se mantenga esta dictadura del dinero y sus representantes políticos e institucionales.

Ninguno de estos dos cambios que caracterizarán el nuevo ciclo se va a producir pacíficamente. Es una lucha por el socialismo el siglo XXI. Pero para que este nuevo modelo de concepción de la sociedad pueda llegar algún día, hay que ir conformando un bloque social de progreso entre las fuerzas de izquierda y las organizaciones sociales y sindicales que están por el cambio. De ahí la importancia de estar allí donde las asociaciones sociales y los sindicatos nos quieren poner, es decir, en el gobierno de Andalucía. No para construir todavía el socialismo del siglo XXI, que es aún pronto para ello, sino para cubrir una etapa previa de resistencia frente a los rabiosos coletazos que está dando el neoliberalismo en su fase de recomposición y nueva acumulación capitalista.

Son los tiempos que nos ha tocado vivir. Tiempos de acumulación de fuerzas hacia la izquierda, para servir a nuestra clase como herramienta defensiva en esa guerra que nos han declarado los neoliberales, y en este caso Rajoy y su gobierno, que van a por todas, con todo descaro. Asumamos el reto con responsabilidad. Que tiempo habrá para lamentarse de las derrotas cuando lleguen. Pero ahora no, ahora es tiempo de victoria y de giro hacia la izquierda en Andalucía.

 

120417    

El discurso del PP en el gobierno está más visto que el TBO. Todas las medidas antipopulares y antiobreras que está adoptando las achaca a la herencia recibida de Zapatero. Y como ya huele a rancio la recurrencia a Zapatero, ahora Rajoy se escuda en que la oposición no quiere echar una mano. El caso es echar balones fuera.

La situación económica española es crítica, nadie lo duda. España tiene que devolver en abril 28.000 millones de la deuda, justo en el peor mes del año en cuanto a recaudación y gastos se refiere. La deuda externa de España creció en 2011 hasta la cifra récord de 1,775 billones. España se está salvando financieramente gracias a que el BCE ha financiado ya el 10% del total a finales de 2011. Y algo ayuda (es una cifra no abultada, pero sí significativa) el envío de dinero de emigrantes hacia España, pues las remesas de los 1’8 millones repartidos por el mundo y censados en el exterior desde 2009, suman la cifra de los 5.702 millones en 2011.

El gobierno está noqueado. Cree que con hacer reformas reaccionarias y voraces recortes tienen resuelto el tema que más les preocupa que es la reacción de los mercados. Porque la reacción masiva de los ciudadanos demostrada en la huelga general del 29-M se la pasan por la entrepierna, a lo que se ve.   

Para atajar esta situación, el Gobierno impone a toda prisa la Ley de Estabilidad sin aceptar enmiendas, y después del recortazo de 27.300 millones, anuncia otro nuevo recorte de 10.000 millones en sanidad y educación. Pero “los mercados” no han visto satisfechas sus dudas sobre la solvencia económica de España, y la prima de riesgo ha vuelto de nuevo a rebasar los 400 puntos, con fuertes caídas del Ibex 35. El fundamento esgrimido por el gobierno del PP para estas políticas de recortes de derechos y bienestar es brindar confianza a la UE y a los mercados de que España va a cumplir el objetivo del déficit del 5’3% para este año 2012 y del 3% en 2013. Pero todos esos recortes no les convencen. ¿Por qué? Joaquín Estefanía piensa que los mercados se han olido que el problema fundamental no es la falta de solvencia en el cumplimiento del déficit, sino la permanencia de la recesión por mucho tiempo, fruto precisamente de la estrategia del ajuste fiscal. Contradicciones de la vida: de Guindos atribuye el acoso a la deuda española al débil crecimiento de la UE, pero no saca la conclusión de que este débil crecimiento es también el de España, esto es, que es el débil crecimiento español el que empieza a hacer recelar a los mercados.

El ministro de economía español no es el único en mantenella y no enmendalla. Gerry Rice, portavoz del FMI, señala que España todavía se enfrenta a “retos severos”. Y entre los expertos se empieza a hablar de rescate de España. Pero de Guindos ha afirmado en una entrevista en el ‘Frankfurter Allgemeine’ que España saldrá de la crisis por su “propia fuerza” y que “España no necesita un rescate en este momento”. De Guindos defiende ahora “evadirse” de lo que pasa en los mercados “a corto plazo”. Otra contradicción: ¿cómo “evadirse” de la opinión de los mercados, si sus meros gestos nos inducen a realizar semejantes políticas de recorte y brutales reformas como la del mercado de trabajo?

Ambos redundan en la adopción de medidas de ajuste como solución. No es sólo la sanidad y la educación lo que se recorta. El tijeretazo en servicios sociales afecta ya a miles de familias y afectará a muchos miles más. La prensa se ha hecho eco de que la rebaja del presupuesto limará los recursos de albergues o ayuda a domicilio; la inmensa mayoría de los prestadores directos de estos servicios son empresas o cooperativas, del sector privado, que teme que se desmorone el empleo. Por otra parte, el Gobierno ha reducido un 45% los fondos para políticas de salud pública con lo se ponen en peligro las estrategias nacionales de prevención. También la conciliación familiar se hace inviable por falta de presupuestos. Y se van a reducir las campañas contra la violencia machista, pues la Secretaría de Estado para la Igualdad recorta en un 70% los fondos para alertar contra el maltrato.

La Administración de Justicia puede ser un medio para incrementar los ingresos del Estado, que podrían a su vez resolver la insuficiente financiación de los gastos de la Justicia, y otros. Pero para eso hace falta una reforma de la Justicia y más medios. El Tribunal Supremo ha pedido a Gallardón más personal y medios para recaudar 4.000 millones de pleitos. La Sala Tercera recuperó 1.700 millones de euros durante 2011 en litigios favorables al Estado. N concreto el TS solicita al ministerio de Justicia prorrogar el contrato a nueve magistrados que finalizar en junio su labor.

Lo mismo pasa con la administracion de Hacienda. Pero a lo que se ve, Hacienda no somos todos, o al menos somos unos más que otros. El gobierno ha decidido hacerles una amnistía fiscal parcial a los defraudadores, que a su vez puede incentivar a otros contribuyentes a dejar de pagar. Alemania ya hizo esto y fracasó, de forma que ahora prefiere perseguir y castigar a los defraudadores, como tiene que ser. Y en cualquier caso, los impuestos bajos a los ricos favorecen la recaudación pero perjudican la equidad. Diferentes estudios calculan que hay unos 250.000 millones de dinero negro en España. ¿Cuánto de ese dinero podría recuperarse si la legislación permitiese intervenir las cuentas y chunchullos financieros de los ricos de este país? En todo caso, ha que señalar que las asociaciones de jueces y fiscales han manifestado su oposición y reservas al perdón de impuestos como el que ha decidido el gobierno del PP.

La ciencia ha retrocedido con las políticas de ajuste de los gobiernos neoliberales de Zapatero y Rajoy a niveles de hace siete años por el recorte. El descenso del presupuesto en I+D es el mayor desde que arrancó el sistema nacional. Las sociedades científicas han pedido explicaciones al gobierno por su política.

Pero es verdad que una de las medidas más lesivas para el bienestar de la gente es la de los recortes en la sanidad, tanto cuantitativa como cualitativamente hablando. La financiación de la sanidad tiene serios problemas. La comunidad valenciana ha llegado a extremos de impago que asfixian a las instituciones que prestan los servicios sanitarios: el Instituto Valenciano de Oncología reclama 58 millones por la atención a más 39.000 enfermos de cáncer en 2011. La Generalitat, una de las más endeudadas del Estado, afirma que pagará a partir de mayo. Pero la solución a estos problemas surgen precisamente de las soluciones privatizadoras que el gobierno persigue con la medida. ¿Cuáles son las “soluciones” que desde la drecha se prevé para la solución del problema financiero de la sanidad?

De Guindos parece ir por libre, se adelanta a las decisiones del consejo de ministros y lanza desde la prensa europea “reflexiones personales”, como si sus opiniones fueran en cualquier caso opiniones a título personal y no las propuestas de un ministro. Con ese estilo tan personal, Guindos ha sugerido que quien gane más de 100.000 euros abone los servicios sanitarios una especie de copago progresivo, pese a que él mismo afirme que “el copago no es la panacea”. Todavía no se sabe cómo se hará el recorte de la sanidad. Pero se sabe que en dos semanas estará preparada la fórmula a proponer por el gobierno, previa consulta de la ministra Ana Mato con los consejeros/as de salud de las comunidades autónomas. Hay varias posibilidades encima de la mesa:

–        Generalizar la tasa del euro por receta aprobada por la Generalitat catalana aportaría casi mil millones a nivel de todo el Estado; con esta propuesta, los posibles ingresos serían el 1,7% del presupuesto sanitario.

–        Mejorar la eficiencia en las compras y los tratamientos aportaría el mayor ahorro: se propondrá una central estatal de compras.

–        Reducir la cartera de servicios sanitarios sería una forma de evitar la recurrencia al impopular copago, suprimiendo la gratuidad o incluso la implementación de determinados servicios sanitarios por las instituciones públicas sanitarias. El Ejecutivo ya ha dicho que redefinirá la cartera de servicios sanitarios porque hay “abuso”.

–        Privatizar hospitales y centros sanitarios, incentivando la suscripción por parte de los usuarios más pudientes de los servicios de las mutuas o empresas privadas de servicios sanitarios.

En varias ocasiones el gobierno ha sugerido que acudirá a una especie de Pacto de Toledo de la Sanidad para consensuar el nuevo modelo sanitario. Por su parte el PSOE ha declarado solemnemente que la educación y la sanidad son líneas rojas para él, e IU y los sindicatos han considerado esta firme decisión del gobierno como una declaración de guerra. Y la consejera de salud andaluza, María Jesús Montero se rebela negándose a aplicar el copago. Pero a Andalucía le va a tocar rebajar unos mil millones de euros en sanidad de los 7.000 millones en que va a consistir el recorte en sanidad de los 10.000 anunciados por Rajoy entre sanidad y educación.

El gobierno central fuerza a las comunidades autónomas a hacer ellas los recortes, sacudiéndose el muerto. Como dice Xavier Vidal-Folch es “una pelea por la clientela”, o sea, que Rajoy no quiere enfrentarse directamente con la impopularidad de los recortes en sanidad y educación, y les pasa la patata caliente a las comunidades. Por eso Esperanza Aguirre le devuelve la pelota diciendo que para esa coña, mejor vaciar de contenido las competencias de las comunidades autónomas, devolviéndoselas al gobierno central. Se juntan para esta propuesta de la Espe dos factores: el centralismo como forma de articulación del Estado en el que en el fondo cree la derecha casposa y reaccionaria de la España eterna, y las tensiones internas que ya empiezan a aflorar entre el gobierno central y los líderes del mismo partido, el PP, que tienen que dar la cara en las comunidades autónomas. Ójala se coman unos a otros.

 

120412

27.300 millones: el recortazo

Publicado: 5 abril 2012 en Uncategorized

La situación de la crisis española es tan complicada, que ya han saltado todas las alarmas. Roubini ya se ha decantado por la salida del euro de España (y los demás países deficitarios Irlanda, Grecia y Portugal). Se nos quiere arrojar a los infiernos de las devaluaciones antes de que pongamos en peligro la solidez de la moneda común, y que esto ponga a su vez en peligro el capitalismo global.

La oposición de izquierdas ha arremetido contra estos presupuestos porque el gobierno del PP cobra a los trabajadores y baja impuestos a los defraudadores, y porque estos presupuestos van a generar más desigualdad y desempleo. Pero es que además n van a ser eficaces para lo que dicen pretender, que es sacar de la crisis a nuestro país. Lo ha denunciado Alberto Garzón, diputado de IU en el Congreso: esta política de recortes es la que hizo Grecia para salir del déficit, y no sólo no ha salido, sino que se ha empecinado en él, porque su economía se ha retraído, y en consecuencia, ha tenido que acudir a mayor endeudamiento (segundo rescate) para sacar adelante las partidas más elementales. Lo venimos diciendo en este blog desde que el pasado agosto salió a la luz. Sin embargo, Rajoy se mantiene impertérrito en la fidelidad a la disciplina fiscal impuesta desde el centro del imperio germánico llamado UE. La prueba de ello es el recorte de 27.300 millones de euros que significan los Presupuestos Generales del Estado para 2012 (PGE2012) aprobados por el consejo de ministros el pasado día 30, que ahora está en pleno trámite parlamentario.

            La UE quería que se tramitasen por vía de emergencia, para que el ajuste fuese inmediato. Pero el ministro de Guindos les ha recordado que el recorte ya es ejecutivo desde que en diciembre decidieron la congelación de 8.900 millones provenientes de los anteriores, los de 2011, prorrogados. Así que, nada de prisas, señores comisarios de la UE, que el ajuste ya ha llegado, mediante la mayor restricción presupuestaria de la democracia. Es el recortazo.

No sólo se trata de recortar un 16’9% de media las partidas de todos los ministerios, sino que Montoro pretende realizar varias actuaciones que incrementen los ingresos (que prevé serán en total 263.85’51 millones de euros) en un 3’1%:

a) recaudar 25.000 millones de euros de la recuperación de las deudas que los defraudadores han contraído con la Hacienda pública, dado que una especie de amnistía fiscal les va a perdonar buena parte de lo que deberán haber declarado y liquidado, pues los defraudadores pagarán tan solo un 10% por blanquear su dinero. La amnistía fiscal es inconstitucional, según los inspectores de Hacienda; y sea o no inconstitucional, tienen razón los responsables de perseguir el fraude cuando dicen que la medida “deslegitima al Estado”. Las Diputaciones vascas se niegan a aplicar el perdón a los defraudadores. Rubalcaba ha pedido un estudio para conocer la posible inconstitucionalidad de esta amnistía fiscal, mientras que la Izquierda Plural ya se ha lanzado a denunciarla ante los tribunales. En 2010 Rajoy rechazó la amnistía fiscal por ser una “ocurrencia” del gobierno socialista; en 2012 Rajoy no tiene empacho en realizar con su mayoría absoluta esta “ocurrencia” del PSOE de Zapatero.

b)  El impuesto de sociedades sube por la eliminación de deducciones. Las desgravaciones fiscales caen el 5,6%, a pesar de lo cual los beneficios fiscales alcanzan los 38.102,7 millones de euros. No van a subir el IVA de momento, aunque es posible que esto se modifique en el caso de que las cuentas no cuadren finalmente. Los impuestos directos y las cotizaciones sociales (184.268’86) prevén una caída del 2’9%, mientras que los indirectos (21.095); los ingresos patrimoniales (8.823’03) caerá un 8’4%, y las transferencias de capital (2.096’32) caerán un 4’2%. En cambio se prevé que subirán los ingresos correspondientes a las transferencias corrientes (38.578’28) en un 244’6%, las tasas y otros ingresos (8.716’1) en un 29’4%, y la enajenación de inversiones reales (287’92) en un 1’6%.  

Los recortes en el gasto son brutales: Desempleo, deuda y salarios de los empleados públicos se llevan más de 85.000 millones, de los 122.000 millones que el gobierno central va a gestionar; sanidad baja un 6’8%, educación un 21’9% (las becas se recortan un 11%), cultura se recorta en un 15’1%, el fomento del empleo un 21’3% (se queda en 5.764’76 millones), mientras que las prestaciones por desempleo bajan un 5’5% (28.503 millones) pese a que el gobierno pronostica un incremento de 600.000 en el número de parados y paradas de nuestro país; en gestión y administración de la Seguridad Social se reduce un 62’7% (2.901,12 millones); en industria y energía (1.897’06) se recorta un 32’3%; agricultura, pesca y alimentación (8.510’63) un 0’8%; comercio, turismo y deportes (1.109’32) se contrae un 2’’5%; subvenciones al transporte (1.614’30) un 0’3%; infraestructuras (6.897’94), un 22’1%; I+D+i civil (5.63322), un 25’6%; I+D+i militar (757’68) un 24’9%; defensa (6.261’32) un 8’8%; justicia (1.612’63) un 5’9%; la Casa Real (8’26 millones) baja un 2%. En consecuencia, el gasto social baja un 17%, y las actuaciones de carácter económico se recortan en un 11’8%

Sólo suben pensiones (115.825’93 millones) que lo hace en un 3’2%; administración financiera y tributaria (5.237’53) que se incrementa un 271’%, transferencias a otras administraciones públicas (49.685’4) que sube un 16’1%. Además, el endeudamiento llegará al 79’8%, y el coste de la deuda será de 28.848 millones de euro, un 5’3% más que en 2011.   

Las transferencias de capital destinado a las empresas públicas bajan un 46’4% en total, según el siguiente desglose: El programa de investigación (1.218 millones de euros) baja un 34%, el de acceso a la vivienda (778’6) un 31%, los fondos de compensación interterritorial (671’58) un 37’5%, ayudas a la construcción naval (186’79) un 21’4%, convenios de carreteras (129’46) un 62%, convenio para la restauración de la minería del carbón (56’05) un 79’6, actuaciones para el desarrollo sostenible en el medio rural (28’3) un 85’9%, compensación por los extracostes de generación de los sistemas eléctricos insular y extrapeninsular de 256 millones pasa a cero euros, el 100% de recortes, la partida destinada a las CC.AA. para el cumplimiento de sus estatutos en materia de inversiones pasa de 950 millones a cero, el 100% de recortes, las aportaciones a empresas localizadas en zonas de promoción económica (126’06) baja un 28’7%, el resto de las partidas pasan de 2.483’96 millones a 1.402’54, un 43’6% menos; sólo suben el FEGA para financiación de programas de desarrollo rural, que aumenta un 32’2% llegando a 124’89 millones, y la aportación al Fondo de Desarrollo Europeo (299’32 millones), un 1’5% más que en 2011.

La inversión real (15.531’37%) por CC.AA. baja un 24’9%. Rajoy ha esperado a que se produjesen las elecciones andaluzas y asturianas para sacar a la luz estos PGE2012. La razón era que en ellos pensaban volver a hurtarle a Andalucía una buena parte del porcentaje que le corresponde de la inversión real. Me explico: la tercera disposición adicional del Estatuto de Andalucía establece que Andalucía recibirá de inversión real su peso poblacional respecto del total de la población española, o sea, un 17’8%; con los gobiernos de Aznar, Andalucía recibió una media de un 14%, más o menos. Los cuatro años de gobierno de Zapatero que median entre 2007 (fecha de aprobación del Estatuto) y 2011 (último presupuesto aprobado por el último gobierno de Zapatero) han respetado este precepto que obliga al Estado, pues el Estatuto de Andalucía es una ley orgánica aprobada por las Cortes Españolas. Los PGE2012 de Rajoy vuelven a chorizarle a Andalucía 3%, pues en vez del 17’8% destinan a Andalucía un 14’6%, un 37’7% menos que en el 2011 (13 puntos más que la media de reducción del conjunto de las CC.AA.), 1.851’91 millones en vez de 2.973’79, esto es, 1.121’88 millones de euros menos. Sólo Cataluña (45%) y Navarra (40’6%) reciben peor trato que Andalucía.       

Rajoy busca apoyos en el Congreso al ajuste histórico y la amnistía fiscal El PP plantea “incorporar voluntades” y “compartir mayorías”, pero veta al PSOE. El PNV ya ha anunciado que va a realizar una enmienda a la totalidad.

Los recortes en Fomento van a provocar un incremento del paro directamente provocado por los PGE2012. Además, los recortes a las CC.AA. y ayuntamientos van a seguir incrementando los despidos en las administraciones públicas, que a su vez incrementarán las cifras del paro dentro del sector público, al margen del que se producirá en el ámbito de las empresas privadas

Asimismo, con estos PGE2012 la derecha encumbrada por una soberbia mayoría absoluta, utiliza la crisis como excusa para destruir el Estado del bienestar, recortando sanidad, educación, servicios sociales, dependencia. E incluso recorta las instituciones que garantizan la articulación democrática de la sociedad, recortando la financiación a ONGs, sindicatos y otras asociaciones.

Rajoy defiende el ajuste como el único antídoto contra la intervención de la troika. 2.500 empresas menos, 200.000 parados, ese es el balance de los 100 primeros días del gobierno de la derecha. A los 100 días del gobierno del PP, Rajoy nos mete miedo con la sombra de la intervención. Como si estos recortes y las reformas estructurales como la reforma laboral no fueran una especie de “autointervención”, esto es, una actuación por la que el gobierno asume como propio lo que prevé que haría la troika si interviniera.

Rajoy y los demás portavoces del gobierno culpan a la herencia de Zapatero de la dureza de sus Presupuestos. Pero sobre todo el gobierno la concibe como una señal a los bancos que tienen que prestarle a España 60.000 millones para financiar el déficit del 5’3% de estos PGE2012 (diferencia entre los 263.865’51 millones de ingresos y los 298.975’6 millones del total de gastos. Pero pese a que el enviado de Merkel, Volker Kauder, presidente del grupo parlamentario de la CDU alemana, haya apoyado estos PGE2012 afirmando que “el Gobierno va por buen camino y tendrá éxito”, los mercados siguen sin fiarse de las cuentas españolas. Hoy mismo la prima de riesgo ha vuelto a superar los 400 puntos, mientras que Citi y Merrill reciben los PGE2012 con otro varapalo, hablando de la necesidad de la “intervención” de España.

El Gobierno se ha decidido a podar el sector público, a infligir dolor en los trabajadores, en las clases medias, a renunciar a las medidas de relanzamiento de la economía productiva, todo para dar satisfacción a los bancos y la oligarquía financiera, a los inversores especulativos que llaman “mercados”. Pero es inútil. Quieren más, mucho más. Lo están satisfechos con estos presupuestos de ‘guerra’. Y uno se pregunta: ¿para qué tanto sufrimiento de tanta gente? El gobierno esta equivocado. Y nos lleva al desastre.

 

PVP120405