25-S: Pero ¡qué borricos son estos del PP!

Publicado: 26 septiembre 2012 en Uncategorized

La noticia es que “el Gobierno felicita a la policía por su actuación el 25-S”, pues de las cargas policiales “solo” salieron 64 heridos (27 antidisturbios, 37 manifestantes) y 35 detenidos (todos manifestantes, ningún policía, pese a que según las fotos y vídeos de los medios de comunicación, algunos s excedieron en su celo a la hora de usar la porra). Estamos hablando de la convocatoria de manifestación pacífica titulada por sus organizadores como “Rodea el Congreso” que se fue configurando a lo largo del día de ayer, 25 de septiembre, y de los enfrentamientos que se produjeron en la tarde y noche, cuando tras unos episodios de forcejeos entre algunos manifestantes y la policía, ésta cargó en varias ocasiones. El ministro Jorge Fernández justifica la actuación policial en que la convocatoria era ilegal porque pretendía rodear el Congreso de los Diputados y presionar a los señores y señoras diputados, lo que es perturbar el orden constitucional. Casi literal se lo acabo de oir en la TVE1. Además habla de “violencia extrema” por parte de algunos manifestantes, mientras que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes afirma que los agentes “recibieron un ataque desproporcionado”.

Estos del gobierno del PP son unos borricos. El ministro de Interior, Jorge Fernández, lo ha demostrado ayer con creces. Antes han sido otros ministros. La reforma laboral de la ministra Báñez es una borricada. Y los recortes del seguro de desempleo, el recorte de los derechos de los pensionistas, etc., otros botones de muestra. El señor Wert, ese promotor de los taparweres en sustitución de los comedores escolares y de los préstamos del ICO para que los alumnos pobres se paguen las elevadísimas tasas universitarias, ese recortador del número de profesores contratables para primaria, secundaria y bachillerato, es el prototipo del contrarreformador por tripas. Y a ministra Pastor, recortadora de las ayudas a la dependencia de nuestros padres y abuelos, ancianos y discapacitados, privatizadora de los “médicos a palos” que todavía quedan en la sanidad pública, demuestra en su gestión la tozudez de un borrico. La reforma de la Justicia y del aborto del señor Gallardón es otra borricada, que está provocando el anuncio de una huelga general de jueces y fiscales. La reforma fiscal con una subida espectacular del IVA por parte de Montoro, otra borricada. A la que Montoro añade un pésimo talante en su trato fiscalizador de las comunidades autónomas y los ayuntamientos. La reforma de la industria eléctrica de Soria que no ha satisfecho a nadie, es otra borricada, pese a que el ministro del ramo considera que si no satisface a nadie es porque es “equilibrada”. Valiente sentido del equilibrio, que va a repercutir en nuevas subidas del recibo de la luz por parte de los consumidores, que somos todos. Los 100.000 millones de euros que el ministro de economía De Guindos está dispuesto a darles a los bancos y que luego tendremos que pagar todos, no es más que otra cosa de borricos. Y así podríamos seguir pasando por todos y cada uno de los miembros del gobierno.

E incluso algunos del PP que no son ministros han demostrado el carácter extremista de su concepción de las cosas, su escaso tacto. Por ejemplo, la secretaria general del PP, la señora Cospedal, cuando comparaba la iniciativa “Rodea el Congreso” con el golpe de estado del 23-F, olvidando que quienes asaltaron el recinto de la soberanía popular ese 23-F de 1981 eran guardias civiles y militares armados con metralletas, y conectados con capitanes generales como Milans del Bosch, que lanzó sus tanques a la calle. Los golpes de estado que promueve la derecha no son nada comparables con una manifestación pacífica como la de ayer, convocada por algunas gentes que podrán ser de izquierda, sí, pero sobre todo por ciudadanos anónimos que están hartos de sufrir las consecuencias de las políticas equivocadas que los gobiernos están aplicando contra la crisis. La Cospedal se ha pasado veinte pueblos. Con ella abriendo la boquita no vamos a echar de menos a la Aguirre.

Estos del gobierno habían previsto una auténtica barrera de 3.000 policías, cercando ellos mismos el Congreso. Así que el lema de la acción ciudadana de protesta “Rodea el Congreso” se ha cumplido. Pero quienes han rodeado el Congreso en primera fila ha sido una marabunta de 1.300 policías armados hasta las cejas con pelotas de goma, escudos, cascos, chalecos antibalas, rodilleras, hombreras, botas de tacos, porras, etc. Y en segunda fila, los 6.000 manifestantes que dice el gobierno que había.  

El objetivo último de la convocatoria no era rodear el Congreso o interrumpir las sesiones de sus señorías, sino manifestar una vez más lo que ya dicen las encuestas: el alejamiento que tienen los ciudadanos de la política oficial, el hastío de los políticos, que son uno de los problemas detectados por los encuestados, y no la solución como deberían ser. Habrá que hacer balance de esta acción. Porque no siempre las movilizaciones consiguen sus objetivos. A veces consiguen justo lo contrario, dándole armas al enemigo. Las acciones minoritarias, escasamente organizadas, con objetivos difusos o incluso inasumibles por la mayoría de las organizaciones que normalmente apoyan el 15-M, pueden consolidar la imagen de un gobierno fuerte, que está decidido a defender la democracia (formal) frente a grupúsculos de radicales que buscan el follón callejero. Y eso hace desinflar un movimiento como el 15-M al que muchos ciudadanos han reconocido sus valores precisamente por su carácter no radical.

Porque a lo que se ve tanto en la concentración del 15-S (multitudinaria, sí, pero menor frente a la de la Diada de Barcelona y a las convocatorias que consigue la Iglesia en las calles de Madrid en defensa de objetivos carcas) como en la de del 25-S de “Rodea el Congreso”, la situación aún no está madura para concitar la repulsa ciudadana mayoritaria en la calle de las políticas del gobierno con motivo de la crisis económica. Estamos aún en una fase del “sálvese quien pueda”: el triunfo de la Diada refleja eso, la equivocada idea de que el soberanismo, la independencia de Catalunya respecto del resto del Estado va a permitir salvarse a una Catalunya que recaude todo lo que produce.

Ya hablaremos en otra ocasión de lo erróneo que es ese cálculo, incluso para los intereses de los catalanes, además de lo nefasto que resulta plantear en este preciso instante esa polémica identitaria para el crédito internacional de lo que ahora llaman “la marca España”. De momento quedémonos sólo con que la mayor capacidad de las reivindicaciones identitarias de obtener respuestas masivas de los ciudadanos que las reivindicaciones sociales, impulsadas por la visión “organizada” o “espontánea” de que otra política económica alternativa es posible, es un reflejo del individualismo y el miedo aún no vencido por parte de la inmensa mayoría de los ciudadanos. Porque ése es ahora el verdadero enemigo de clase: el individualismo como respuesta a la crisis económica, y el miedo en el seno de las empresas y de la sociedad.

Los sindicatos han pronosticado un otoño caliente. Pero la olla debe calentarse poco a poco. El propio sistema es quien la calienta. Las reivindicaciones en la apertura del curso escolar, a las que seguirán las de repulsa de los recortes que los PGE 2013 (presupuestos generales del estado) van a imponernos. Ocasiones no van a faltar. Y las acciones de movilización hay que medirlas bien, si quieren vencer el miedo y el individualismo de la gente, condición indispensable para construir una alternativa auténticamente respaldada por la gente.

El enemigo, la oligarquía político-financiera, puede beneficiarse no sólo de sus aciertos, sino también de nuestros errores.          

PVP120926

Anuncios
comentarios
  1. Jani dice:

    Pedro:
    Los del Congreso (y millones de españoles) están pidiendo a gritos que haya una regeneración política y administrativa.
    Me explico: Que se suprima el Senado. Que se supriman los privilegios de los diputados (seg.social, seguro de salud, pensión, etc.). Que desaparezcan laS Diputaciones, que desaparezcan los asesores, que se adelgace la administración de verdad, que se reforme la función pública, …
    No puede ser este cachondeo, porque estamos poniendo en peligro la democracia. Hay mucha gente que no vivió la dictadura y empieza a ver con buenos ojos un “salvador”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s