¿El primer tropiezo de Syriza? (I)

Publicado: 1 marzo 2015 en Uncategorized

El blog de Periodismo Alternativo (25/2/2015) se pregunta si Syriza ha engañado al pueblo griego. En este blog se afirma que el documento presentado por el ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis para llegar al acuerdo entre la UE y Grecia ha sido en realidad escrito por un asesor del Ecofin, Declan Costello, que es un economista Jefe de Unidad del departamento de la «Coordinación de reformas estructurales y del servicio económico” de la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión Europea. Según lo descubierto por el investigador Yannis Koutsomitis, el ministro Varoufakis no sería el autor de los compromisos, condiciones y limitaciones previstas en el acuerdo Grecia/UE, sino que sería un acuerdo redactado por la UE.

Este blog entiende que el descubrimiento periodístico descrito demuestra que el acuerdo es “una gran estafa y un vergonzoso engaño al pueblo europeo y particularmente al pueblo griego”. Pero yo creo que debemos matizar. No hay que extrañarse de que un técnico de la UE traslade al papel lo acordado previamente por los interlocutores, y que sea la parte que más debe explicarse ante la opinión pública –en este caso, el gobierno griego que había ganado con un programa de máximos- lo acordado. Puede que ese “gran descubrimiento” no tenga más significado. Pensando bien, desde la izquierda.

¿Maquinaciones de la vieja política? Cuando se negocia, se hace siempre entre dos que tienen distintas opiniones y distintos modos de actuar. Y no se debe imputar a Syriza una cuestión de formas, que a lo mejor responde simplemente a una forma de organizar las cosas que acorte el tiempo y dé confianza a los interlocutores. Y no olvidemos, que aunque en las negociaciones se haya conseguido por parte del gobierno heleno “obviar la intervención de la troika”, la troika sigue existiendo. Y la tozudez de Alemania y Schäuble, también. Detrás de cada paso que se dé en las negociaciones de lo que ellos consideran “su dinero”, sus intereses, estará la sombra del capital organizado en la troika. ¿O algún votante o simple simpatizante de Syriza, griego, europeo o no, pensaba que el programa de Syriza implicaba gobernar Grecia sin contemplar la realidad de mantener la financiación del día a día de la economía griega, crónica, o la contraída hasta ahora? El empoderamiento del pueblo griego obtenido a través de la gran victoria de Tsipras y su formación plural de la izquierda, no es fuerza suficiente para enfrentarse al poder. ¿O creemos todavía en los Reyes Magos?

Para juzgar razonablemente el acuerdo, hay que entrar a fondo en los contenidos:

  • Syriza ha conseguido 4 meses  más de margen para resolver la premura del plazo para pagar una deuda de 7.000 millones para los que no tenía posibilidades de pagar. “Al cabo de estos cuatro meses, plantearemos la cuestión de la deuda” pública, ha afirmado Katrougalos. En efecto, el nuevo gobierno ha conseguido el compromiso de reestructurar el pago de la deuda de unos 320.000 millones de euros (equivalente a un 175% de su PIB).
  • Al margen de la negociación, el jefe del nuevo gobierno griego ha presentado un paquete de medidas para: a) afrontar los problemas de primera necesidad o crisis; b) proteger la vivienda de desahucios (hasta 300.000 euros); c) reapertura de la TV pública, sin costes para el presupuesto y sin el clientelismo que la lastró hasta el cierre que decidido por Samarás.
  • Las contrapartidas se desconocen aún, pero de las que ya se han puesto encima de la mesa, algunas son de cajón: entre las medidas, se propone hacer un reforma contra la evasión fiscal y la corrupción para que los impuestos se distribuyan de una manera más justa en términos sociales. Más que una contrapartida impuesta por la troika es una medida profiláctica para la economía griega. Y hay líneas rojas a las que no se piensa renunciar: nada de la bajada de pensiones y de salarios de funcionarios que la troika pedía
  • La imagen que se nos ha vendido en el resto de la UE es que Tsipras ha tenido que ceder y retirar algunas líneas rojas con las que se presentó Varoufakis ante sus socios europeos, a cambio de garantizar la asistencia financiera del país. Ciertamente en toda negociación se tienen cartas con que obtener los objetivo principales. Y el principal objetivo de Grecia es mantenerse en el euro (fuera hace mucho frío), pero reestructurando la deuda y consiguiendo credibilidad ante los mercados mundiales. Para ello Varoufakis ha jugado con la posibilidad de obtener financiación en Rusia o China. Pero ¿era esa alternativa conveniente? El ministro de Finanzas está auscultando a los mercados internacionales para ver si las medidas que el gobierno griego va a elaborar este domingo, 1 de marzo, son aceptables por la troika.
  • Por eso, es pronto para juzgar a fondo sus contenidos. El lunes empieza la negociación a fondo. De momento Tsipras considera un éxito haber arrancado el compromiso, y que el Parlamento alemán lo haya aprobado
    • Lo que sí sé es que la lucha contra la política austericidio no es cosa de un día, ni de un solo país, y que lo que pase en Grecia afecta al futuro inmediato del voto a la izquierda española, se llame IU o Podemos (aunque ellos no se quieran reconocer como tal). Más les valdría a España y Portugal hacer un frente común con Grecia y otros estados para rectificar la apolítica austericida practicada por la UE hasta ahora. Que así sea.

Pero eso es algo que habrá que hacer a partir de noviembre de 2015, cuando el PP de Rajoy pierda las elecciones y un frente de izquierdas pacte un programa dé gobierno progresista,

Tsipras ha acusados a España y Portugal ese hacer un frente contra la reestructuración de la de deuda que se proponen realizar Grecia y la UE (en realidad, la troika). España y Portugal han reaccionado contra estas declaraciones. Es natural que quienes han pagado y están haciendo pagar a sus respectivos pueblos los términos de los rescates pactados protesten ahora porque a ellos ni se les ocurrió plantarse ante la Merkel y decir que no. El caso de España es el mismo, pues pese a que Rajoy se empeña en convencernos de que no ha habido rescate para la economía española, no es verdad. Ha sido un rescate de los bancos, pero al final es el Estado quién se ha responsabilizado del pago. ¿En qué se diferencian unos rescates y otros, si ambos conllevan un memorándum de compromisos de recortes y reformas estructurales que hay que cumplir

Más les valdría a España y Portugal hacer un frente común con Grecia y otros estados para rectificar la apolítica austericida practicada por la UE hasta ahora.

Pero eso es algo que habrá que hacer a partir de noviembre de 2015, cuando el PP de Rajoy pierda las elecciones y un frente de izquierdas pacte un programa dé gobierno progresista.

Que así sea.

PVP150201

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s