¿El primer tropiezo de Syriza? (II)

Publicado: 4 marzo 2015 en Uncategorized

Sigue la ofensiva del gobierno español contra la negociación de Grecia. Este fin de semana Rajoy aremetía contra Tsipras contestándole que él no es culpable de las promesas incumplidas. Se refería a las incumplidas por Syriza en su campaña electoral, porque obviamente no puede decir de que él no es responsable de las promesas incumplidas en España, de las que se incluían en su programa electoral de 2011. No podría   decir tal cosa sin sonrojarse. Rajoy es el gran incumplidor.

Por cierto que quien primero ha denunciado las presiones del gobierno de España y Portugal no han sido ni Tsipras ni Varoufakis, sino James Galbraith, asesor del ministro de economía griego, que ha sido testigo privilegiado de las presiones que Guindos y Rajoy han realizado contra la marcha de las negociaciones.

Este fin de semana el gobierno griego lo ha dedicado a elaborar sus propuestas de reformas. Ayer lunes las presentaría a los negociadores de la troika, y Guindos ha afirmado que el Eurogrupo lo está negociando es un tercer rescate para Grecia, que podría suponer unos 30.000 a 50.000 millones de euros adicionales (que se sumarán a los 240.000 que van hasta ahora).

España se muestra celosa de Grecia, pues la estrategia de Rajoy en su día (2012) fue la contraria que la griega actual: Rajoy hizo la genuflexión ante Merkel, Draghi y Lagarde (la divina troika), y asumió el memorándum que le obligaba a acabar con las cajas de ahorro, a recortar las pensiones, los salarios, la sanidad, a cambio del rescate bancario. La troika consintió en que el rescate fuera “solo” bancario, primero porque lo urgente (para ellos) era salvar a la banca; segundo, porque a Rajoy le venía bien decir que no había habido rescate (incumplidor y mentiroso además) y porque también a la UE le interesa no crear el precedente de un rescate a un país que representa bastante más que Grecia (ésta es un 2% del PIB europeo).

Con cierta elegancia diplomática, Guindos ha dicho que España está dispuesta a poner los 7.000 que ese tercer rescate le supondría en el reparto. No es una muestra de generosidad, sino un cierto reproche mezclado con un tanto de llanto a la troika de “este pobre hermano cumplidor al que encima se le pide el sacrificio de poner tanto dinero”. Ya antes Rajoy ha exhibidolo la cifra de 26.000 millones que España ha tenido que ponerle a los anteriores rescates a Grecia. Antes se quejaba menos. Los gobiernos a los que se les prestaba dinero eran de derechas. Ahora con Syriza, todo son pegas.

Pero habría que descontar lo que el turismo español se ha beneficiado de la caída de calidad del turismo griego. Y habría que escudriñar otros sectores donde España y Grecia somos competidores directos. ¿No se cuantifican esas magnitudes? Quizá no serían cifras comparables, pero puestos a hacer números, cuentan. Como cuentan los intereses a los que Grecia está castigada (un 10% en los bonos a diez años mientras que a España se le compran a un 1’24%, y a otros países a menos). Eso es lo que tiene que cambiar. Lo que pasa es que hay una distorsión: el dinero para los rescates los pone el dinero público (BCE) y en cambio los que cobran intereses son los inversores privados (bancos, corporaciones, fondos buitres…).

Guindos ha sentenciado que “para Grecia no hay alternativa a la solidaridad europea”. Pero son bravuconadas, pues  es verdad que la UE y el euro necesitan a Grecia, tanto como. Grecia necesita a Europa; pero los más listos de los gobernantes europeos saben que Rusia, China y otros estarían encantados de meter baza y distorsionar la unidad de la UE y la fortaleza del euro Así que Guindos puede guardarse sus bravuconadas.

A todo esto, ¿es verdad lo que dice Guindos de que Grecia ha pedido un tercer rescate? Tsipras lo niega una y otra vez; sobre todo si ello implica someterse a nuevas condiciones lesivas a los intereses de los griegos. El Eurogrupo y la Comisión Europea han desmentido lo que Guindos afirmaba: Tsipras no ha pedido un tercer rescate. El Gobierno griego ha puesto por testigo las declaraciones de una portavoz de Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo; según ella, ni es cierto que haya apertura de negociaciones sobre un nuevo rescate, ni en consecuencia la cifra es cierta..

Al final la especulación de Guindos podría ser cierta o no, pues es cierto que la estructura económica griega, por sí sola, no puede pagar la deuda; y es de suponer que, descartada por ahora la quita que quería Grecia, una tercera ayuda financiera se presenta como una posibilidad a contemplar, pues los mercados son reticentes a echar una mano. Depende de las condiciones. Y estas deberán ser recíprocas: Grecia también pondrá las líneas rojas o los corolarios de su prioridad social. Tsipras podría tomar la vía de prorrogar el segundo rescate como salida para crear un “nuevo contrato para el crecimiento” de Grecia, del que ya se habla.

¿Qué razón puede llevar a Rajoy y Guindos a explicitar de esta forma su enfado por el rumbo negociador que tanto la UE como Syriza han adoptado? Ciertamente la posición española ha alarmado a los mercados, con consecuencias negativas para todos los europeos, para el euro, e incluso el crédito de España en el contexto europeo e internacional. ¿Por qué esa estéril guerra? No es que a Rajoy o Guindos les haya entrado un enfado de chicos chicos, o que tengan una rabieta infantil. No. Es que estamos en año electoral.

En realidad el Gobierno español no se mete con Syriza, sino con Podemos e IU. Ese es el enemigo a batir. Al PP le preocupa el posible vuelco electoral de las elecciones de noviembre de 2015, con su anticipo de las de andaluzas del 22-M, y las municipales y autonómicas de mayo de este año. Estamos en campaña electoral, o en precampaña, que es lo mismo. Las encuestas anuncian que Rajoy solo podría gobernar en un pacto con un derrotado PSOE (cosa improbable, bajo mi punto de vista) o con un crecido Ciudadanos más una estancada UPyD. Por eso el PP, utilizando la poderosa herramienta del Gobierno que debería ser de todos y no solo suyo, intenta que al menos esta posibilidad de prórroga (parcial) de la apropiación del PP no se vea desbordada por una victoria electoral de Podemos, y la composición de un gobierno de progreso de esta fuerza emergente con la Izquierda Plural.

En el futuro se verá con nitidez la marcha de las negociaciones de Grecia con la troika. Pero todos los pasos que Rajoy y cía den durante este período hay que verlos con la claridad que este punto de vista aporta.

Al pan. pan, y al vino, vino.

PVP150203

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s