22-M, el volver a empezar de IU

Publicado: 23 marzo 2015 en Uncategorized

22-M, el volver a empezar de IU

Las elecciones al Parlamento de Andalucía han resultado muy clarificadoras no solo del futuro mapa de la política andaluza, sino del futuro panorama de la política española. Los resultados han sido sorprendentes: 47 diputados PSOE, 33 PP, 15 Podemos, 9 Ciudadanos y 5 IULVCA. Bajo mi desapasionado y siempre leal punto de vista estos resultados manifiestan lo siguiente:

1º) Susana Díaz ha culminado con éxito sus expectativas, y con creces. Esos 47 diputados (35’43% cuando el 2012 obtuvo un 39’5%) igualan el resultado de Griñan en 2012, aunque con una pérdida importante de votos (-125.000). Va a poder gobernar en solitario, sin ceder un ápice a su izquierda, pues para ella ese es el peligro real para su estrategia: gobernar al dictado y con el apoyo de los bancos y las multinacionales, a cambio de orientar las migajas de sus inversiones hacia Andalucía. Y con ello prepara su futuro político de cara a ganar la batalla que se librará en el PSOE nacional posiblemente después de las generales, donde se puede augurar una relativa derrota de Pedro Sánchez, pese a que en las elecciones autonómicas y municipales el PSOE se recuperará relativamente de su distancia con el PP, incluso aunque ambos pierdan votos para dejar espacio a los partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos, y aunque los resultados andaluces no son extrapolables al resto de España, pese a influir en cierto grado.

2º) La esperada caída del PP (33 diputados, 26’76% desde el 40’6% en 2012, -503.000 votos) significa un claro rechazo a las políticas austericidas de Rajoy. La estrategia de Susana Díaz de arremeter contra Rajoy directamente ninguneando al candidato andaluz, ha acertado plenamente.

El PSOE-A ha conseguido esquivar en gran medida el rechazo de los indignados (125.000 votos perdidos frente a los 503.000 del PP así lo demuestran). La posible razón de esta diferencia en el desequilibrado reparto de responsabilidades de las políticas antipopulares por parte del electorado, se ha debido en buena parte por la contribución de IULVCA a tapizar la acción política del precedente cogobierno con un importante escoramiento hacia las políticas sociales, que el PSOE-A ha capitalizado, por supuesto mucho más que IU, que ha pagado su justa política con una caída del 40% de sus votos. Este barniz de falso izquierdismo gestual ha sido coherente con la estrategia de Pedro Sánchez de evitar concretar pactos de estado con el PP. Con estos elementos, Susana Díaz se ha permitido el lujo de practicar un populismo barriobajero de un falso centro-izquierda, engañando así a muchos electores andaluces y galvanizar la euforia de sus afiliados y seguidores.

3º) El poder de los medios de comunicación se ha demostrado claramente, pues las encuestas han marcado tendencia desde hace meses, y por eso, pese a las espléndidas campañas electorales realizadas tanto por el candidato del PP Juanma Moreno y de IULVCA Antonio Maíllo, han sido estos partidos los que más han bajado. Y por contra, la nefasta campaña de Susana no ha hecho descarrilar los pronósticos de las encuestas.

4º) La potente emergencia de Podemos por primera vez en Andalucía (y en España) era esperada por las encuestas, que le auguraban más diputados y porcentaje que el que ha obtenido (15 diputados, 14’84%). Incluso se esperaba que su irrupción en Andalucía fuera inferior a la que tendrá Podemos a nivel estatal en las elecciones generales de noviembre.

Los potentes 15 diputados no consiguen romper el bipartidismo, ni siquiera sumando los votos del resto de los partidos que se reconocen de centro-izquierda (Ciudadanos) o que tienen un extracto claramente alternativo (Podemos) con los de IULVCA, pues sumando los votos de PSOE y PP dan un 62’19% del total de los votos. Podemos no puede fardar de romper el bipartidismo, ni de inaugurar en Andalucía una nueva etapa política. Tendrá que reflexionar sobre su tozudo rechazo a la política de convergencia para constituir una candidatura de unidad popular que IU le ha reclamado durante meses. Sí ha conseguido desplazar 170.000 votos desde una IULVCA que se merecía capitalizar su veterana política alternativa y anticapitalista, a los 590.000 que ha sacado Podemos.

Cuando nació IU, consiguió 21 diputados en el Parlamento de Andalucía. Por tanto Podemos no ha conseguido superar la marca que Anguita consiguió para las políticas de izquierda en Andalucía. La emergencia de Podemos en Andalucía mantiene la incógnita de qué nivel de implantación obtendrá el Podemos de Pablo Iglesias a nivel estatal, pues el 14’84% de los votos andaluces no son bastantes para asentar un triunfo arrollador como se espera.

5º) Pese a que la formación de Albert Rivera se defina como de centro-izquierda, su extensión desde Cataluña al resto del estado suscita la sospecha sobre el origen real de este repentino auge en las conciencias de los ciudadanos, y sobre todo de Andalucía. Los 369.000 inmerecidos votos andaluces (9’2%) demuestran que quien haya urdido la implantación de C’s en el Parlamento andaluz ha conseguido que la caída del voto PP haya tenido una cómoda alhomadilla, pues C’s ha recogido el 73’36% de los 503.000 que ha perdido el PP. Buena jugada de la derecha. Mala opción para los intereses de Andalucía.

No obstante hay que reconocerle a C’s el acierto de proponer la regeneración de la política, tan necesaria en una Andalucía gobernada durante 35 años por el PSOE. Y pese a que durante los casi 3 años de cogobierno IULVCA ha conseguido frenar la tendencia del PSOE a practicar el clientelismo y las corruptelas o corrupciones que han minado su credibilidad y la de la política andaluza en general, la aspiración popular a erradicar esas prácticas y fomentar la transparencia y participación son un fuerte y justificado reclamo electoral.

6º) IUVCA ha sido injustamente tratada por el electorado andaluz. Con la elegancia que le caracteriza, Maíllo ha dicho que no cree que el electorado se haya equivocado, sino que ha sido IU quien debe hacer autocrítica. Alberto Garzón también ha reclamado la necesidad de una autocrítica de IULVCA. Razones no faltan a esas autorizadas voces. Lo cierto es que el PSOE-A se ha mantenido electoralmente, ha remontado parcialmente la crisis de identidad encontrando en el populismo centroizquierdista social-liberal de Susana Díaz una orientación a la que el PSOE está acostumbrado, desde Felipe González, a Zapatero, y ahora Susana Díaz (Pedro Sánchez puede ser una adecuada transición). En cambio IULVCA pagaba ante los ojos de un 37’32% de sus pasados apoyos electorales la culpa de haber participado de un gobierno cuyo mensaje no ha sido bien digerido por los ciudadanos, y sobre todo de los indignados de izquierdas, del 15-M, de las mareas, de las marchas por la dignidad. Dicho en plata: IULVCA ha salvado de la quema al PSOE-A, convirtiéndose en el chivo expiatorio de la indignación que han provocado en la gente las políticas económicas, sociales y frente a los derechos civiles por parte de los partidos del bipartidismo.

Se impone una profunda reflexión. No es el momento, pues hay que aprestarse a cubrir dignamente las elecciones municipales. Pero quiero anticipar algunos elementos, aunque no sea más que para desahogo personal. En todo caso, será un semianálisis de emergencia.

Los resultados serán injustos, pero son así para IULVCA. Y aunque sepamos que ni los comunistas del PCA ni los independientes de IULVCA van a dejar que esa fuerza ideológica, organizativa e institucional se pierda, lo cierto es que la estrategia diseñada hace tres años de participar en el gobierno andaluz con el PSOE-A, ha fracasado. Los que apostamos por ella ¿nos hemos equivocado? En nuestro descargo tengo que recordar que mucha gente nos pedía apoyar a Griñán contra el vencedor Arenas. Había miedo a que entrara el PP a gobernar en Andalucía. Pero no supimos valorar a tiempo el alcance desbordante de la reacción antisistema, ni la estrategia de lo que hoy es Podemos (e incluso en  cierto modo C’s) de meternos a todos en la “casta” o en “lo viejo”. El tsunami nos ha alcanzado. Podríamos habernos mantenido al margen, apoyar la investidura de Griñán frente al PP, y mantenernos como oposición crítica, pero a favor de los intereses de determinados colectivos movilizados frente a las tijeras de Rajoy (y de Griñán o Susana). Así podríamos haber consolidado nuestra imagen de fuerza alternativa, haber impedido el resurgimiento impune del PSOE, y quizá podríamos haber compartido el ascenso de Podemos. Preferimos priorizar los intereses concretos de la gente, y consideramos que era más útil para los andaluces cogobernar y forzar al PSOE a hacer políticas sociales, de mantenimiento del sistema público del bienestar, a la vez que se demostraba que IULVCA podía mantener su postura alternativa y al tiempo gestionar con solvencia el gobierno del día a día.

Uno de cada tres votantes de IULVCA no ha entendido esta postura. Ha calado en ese tercio (largo) el mensaje de Podemos: es una contradicción -nos han dicho por boca de Teresa Rodríguez- luchar contra el bipartidismo y a la vez ser socio de uno de los partidos del bipartidismo. Mensaje simplista. Pero la demagogia cala profundo, y nos ha pillado el chaparrón.

Pero ojo con caer en estrategias utópicas: la política debe ser compatible con la ética; pero el análisis de las políticas es algo objetivo, nada tiene que ver con idealismos eticistas. Por mucho que prediquemos “unidad popular, unidad…”, si a Podemos no le interesa, no habrá unidad popular; y menos ahora, cuando su estrategia ha conseguido copar mayoritariamente el espacio político que ambos compartimos, reduciéndonos a la mínima expresión en nuestro bastión, Andalucía.

A partir de aquí hay que cuestionarse muchas más cosas: el “relato” o discurso, las alianzas, las propuestas… Si IU huele a rancio, hay que buscar por qué. Pero no es el objetivo de estos primeros apuntes. Tiempo habrá.

PVP150323

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s